Imagina la escena de una anuncio. Un hombre mayor está en una cita con una mujer hermosa en un ambiente romántico. Se cogen de la mano, caminan y eligen un restaurante para cenar. Una gran sonrisa se dibuja en su rostro cuando se encuentran en una mirada, pero algo está ocultado, y resulta muy molesto. Su voz en off le recuerda que sufre disfunción eréctil.

Conocida como disfunción eréctil o impotencia, ocurre cuando un hombre es incapaz de lograr o mantener una erección lo suficientemente firme para tener relaciones sexuales. Si bien muchos anuncios estimulan chistes y risas entre la mayoría, la disfunción eréctil podría indicar un problema de salud grave.

La probabilidad de la disfunción eréctil aumenta con la edad (el 22 por ciento de los hombres mayores de sesenta y el 30 por ciento de los hombres mayores de setenta años sufren de impotencia), pero no es una parte inevitable del proceso de envejecimiento. En su lugar, la causa más probable se relaciona con un estado físico o psicológico subyacente.

1. Las condiciones médicas 
Serias condiciones médicas, tales como enfermedades del corazón, podrían ser el origen de la disfunción eréctil. De hecho, las causas de las enfermedades del corazón y la disfunción eréctil son muy similares. Los síntomas de la disfunción eréctil pueden ocurrir antes que los de las enfermedades del corazón debido a problemas cardiovasculares como la aterosclerosis. Cuando esto ocurre, se produce el estrechamiento de los vasos sanguíneos de todas las partes del cuerpo. Se cree que es la causa más común de disfunción eréctil y una señal de advertencia de un ataque al corazón o apoplejía. Otras condiciones médicas que ponen a los hombres en situación de riesgo para la disfunción eréctil son la diabetes, enfermedad renal crónica, esclerosis múltiple y la enfermedad de Peyronie.

2. Medicamentos 
¿Estás tomando demasiados medicamentos de manera regular? Ciertos medicamentos pueden hacer que sea difícil poder conseguir o mantener una erección, como los antidepresivos, antihistamínicos o los medicamentos para la presión arterial. Si bien estos medicamentos pueden tratar una enfermedad, también puede afectar a las hormonas, nervios o la circulación sanguínea, y todos ellos pueden aumentar el riesgo de disfunción eréctil. Si crees que tu disfunción eréctil puede ser el resultado de un medicamento, lo mejor es consultar a tu médico.

3. Angustia emocional 
¿Has tenido problemas de pareja? Estas situaciones causan estrés y pueden conducir a dificultades en el terreno sexual. Depresión, ansiedad, baja autoestima, culpa y miedo al fracaso sexual son otros factores que contribuyen a la disfunción eréctil.

4. Estilos de vida
Tomar decisiones pobres de la salud sobre una base diaria pueden afectar tu capacidad para tener una erección. Los hombres con sobrepeso, fumadores habituales, alcohólicos o toxicómanos son más propensos a experimentar la disfunción eréctil. Un estilo de vida activo, basado de una dieta mediterránea y actividad física, ayudan a reducir el riesgo de disfunción eréctil.

5. Lesión física  
Mientras que el ejercicio es bueno para su salud, debes tener cuidado de cualquier actividad física que podría dañar tu mitad inferior. Lesiones en estas áreas del cuerpo pueden causar disfunción eréctil. Con la creciente popularidad del ciclismo, los hombres han expresado su preocupación acerca de si este ejercicio contribuye a la disfunción eréctil. Un estudio reciente publicado en la Revista Men´s Health llegó a la conclusión de que no había relación entre ciclismo prolongado y la disfunción eréctil.

Se estima que en el año 2025 habrá 320 millones de hombres con disfunción eréctil en todo el mundo. Es importante ser activo en el cuidado de la salud. Se recomienda acudir al médico si  se experimenta impotencia y compartir las preocupaciones acerca de las causas subyacentes.