La compañía biofarmacéutica AbbVie celebró el pasado martes 13 de abril la reunión virtual “Simplificación 360º: ¿una realidad al alcance de todos?”. Una jornada que ha servido para que un grupo multidisciplinar de expertos implicados en el manejo de la hepatitis C analizaran la posibilidad de maximizar las oportunidades que ofrece la simplificación del abordaje del VHC en el contexto de la COVID-19 y los retos actuales de este abordaje en poblaciones vulnerables, concretamente, en pacientes con patología psiquiátrica.

Además, los expertos subrayaron durante la reunión virtual la necesidad de normalizar la asistencia sanitaria de las patologías no relacionadas con la COVID-19 y la importancia de reactivar los planes de cribado para conseguir la eliminación de la hepatitis C.

La simplificación del abordaje de la hepatitis C consiste en reducir el tiempo y el proceso de diagnóstico y tratamiento, así como reducir al máximo la visita por parte de los pacientes al hospital. “Este proceso se ha abreviado de forma significativa en los últimos años, y en la actualidad podemos simplificar todo el abordaje de la enfermedad: desde el diagnóstico, la evaluación basal, el tratamiento y la dispensación, hasta el seguimiento post-curación del paciente”, ha explicado el doctor Antonio Olveira Martín, del Servicio de Digestivo del Hospital Universitario La Paz y moderador de la reunión.Y ha añadido que, “a pesar de los avances significativos en este ámbito, sigue suponiendo un reto, especialmente en aquellas poblaciones vulnerables como los pacientes con patología psiquiátrica, que tienen dificultades para acceder al sistema sanitario”.

Se estima que la seropositividad del VHC en pacientes ingresados en plantas de psiquiatría (agudos y subagudos) es cercana al 3%[i], e incluso alcanza el 7% en pacientes con diagnóstico de patología dual[ii]. “Por este motivo, parece razonable realizar una búsqueda intencionada de infección por VHC en estos pacientes y llevar a cabo acciones que faciliten el acceso de estos pacientes tanto al diagnóstico de la hepatitis C como al tratamiento de la enfermedad”, ha destacado el doctor Olveira. En este sentido, los tratamientos que permiten la eliminación de la hepatitis C han evolucionado también sustancialmente durante los últimos años, y actualmente se puede tratar a todos los pacientes con terapias más cortas y sencillas, que podrían mejorar la adherencia de los tratamientos.

Por otro lado, los expertos han insistido en la necesidad de normalizar la asistencia sanitaria de las patologías no relacionadas con la COVID-19 y han hecho hincapié en la importancia de reactivar los planes de cribado para la eliminación de la hepatitis C, fomentando la simplificación de los procesos. Además, pusieron en valor la oportunidad que brinda la pandemia de realizar pruebas de detección del virus de la hepatitis C a los pacientes ingresados con COVID-19, especialmente a aquellos que pertenecen a grupos de riesgo ya que, “de esta manera, podemos aprovechar la situación provocada por la pandemia para avanzar en el cribado del VHC y otras infecciones virales”, ha señalado el doctor Olveira.

En esta misma línea, los expertos han destacado la necesidad de continuar fomentando actividades como la telefarmacia y el envío a domicilio de medicación, que se están llevando a cabo desde el inicio de la pandemia en centros como el Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, con unos resultados muy favorables. Como ha explicado el jefe de Sección del Servicio de Farmacia de este hospital, Miguel Ángel Rodríguez Sagrado, esta iniciativa comenzó por la pandemia y, dados los buenos resultados obtenidos, ha continuado realizándose hasta ahora. “Desde el inicio de la pandemia, hemos realizado más de 33 mil envíos a más de 7.000 pacientes”, ha asegurado. De hecho, el envío de medicamentos a domicilio va unido al servicio de telefarmacia. “El día de antes de enviar la medicación, el farmacéutico llama al paciente y le hace la revisión y toda la atención farmacéutica por vía telefónica. De esta forma, conseguimos que se reduzcan al máximo las visitas de los pacientes al hospital”, ha explicado Rodríguez Sagrado.

En el caso de la hepatitis C, el Servicio de Farmacia del hospital trabaja de manera conjunta con los servicios de Hepatología y Enfermedades Infecciosas de forma que el paciente acude solo una vez al hospital. “En solo una visita, el doctor diagnostica al paciente y le prescribe la medicación para que la recoja en el mismo momento y las siguientes dosis del tratamiento se le envían a domicilio. El resto de la atención se realiza vía telefónica”, ha subrayado el farmacéutico del Hospital Ramón y Cajal.

Por último, cabe destacar que tanto el envío a domicilio de medicación como la telefarmacia permiten que los pacientes con VHC reciban el tratamiento sin tener que acudir en repetidas ocasiones al centro sanitario. “Estas actividades se han potenciado durante la pandemia de la COVID-19 y es importante que continuemos llevándolas a cabo, ya que ayudan a disminuir el tiempo de diagnóstico y tratamiento, así como a reducir al máximo las visitas por parte de los pacientes al hospital. Un hecho que contribuye a que los pacientes finalicen el tratamiento, lo que supone una mejora de su adherencia”, ha concluido el doctor Olveira.

No Hay Más Artículos