Las principales medidas para evitar la propagación de la COVID-19 en la “nueva normalidad” son la distancia de seguridad, el lavado frecuente de manos y la utilización de la mascarilla; por ello, el servicio de teleasistencia ha aumentado considerablemente su labor. En este post te mostramos cómo se realiza en la actualidad.

Cómo se realiza el servicio de teleasistencia en la “nueva normalidad”

En la “nueva normalidad”, se continúa dando servicio y atención a las personas mayores, para que estén protegidas y en las mejores manos. Además, el mantenimiento y la instalación de los dispositivos de teleasistencia se realiza con total normalidad desde el 15 de mayo de 2020, aunque desde el 8 de abril de 2020 se comenzó a realizar en aquellos hogares de personas que vivían solas.

Del mismo modo, para garantizar la seguridad, el personal instalador debe seguir el protocolo establecido para la prevención de coronavirus. Si una persona presenta síntomas, lo más recomendable es que se ponga en contacto con el servicio de teleasistencia, presionando el botón, y, en función de los síntomas que presente, se derivará su llamada a un centro sanitario o le darán las pautas a seguir.

Además, durante este tiempo se ha realizado un seguimiento del 100% de las personas usuarias del servicio de teleasistencia, especialmente las que viven solas o son más vulnerables.

 

Beneficios del servicio de teleasistencia en la “nueva normalidad”

El servicio de teleasistencia está formado por profesionales formados en la atención social, humana y organizativa, de forma que han podido atender a los afectados durante la crisis sanitaria.

Del mismo modo, al estar especializados en la teleasistencia, no han tenido que formarse y han continuado prestando servicio de apoyo, registro y seguimiento de las consultas de sus pacientes.

Por otro lado, permite conocer la situación de vulnerabilidad de cada persona, de forma que se minimizan los riesgos de contagio y el impacto general de la pandemia. Además, la teleasistencia facilita la evolución de las políticas de prevención y la detección temprana del contagio.

La teleasistencia permite a las personas mayores o dependientes la posibilidad de contactar las 24 horas del día, los 365 días del año, con un personal especializado que le ayude en cualquier situación de emergencia.

Además, durante la cuarentena se ha reforzado su labor, ya que han ayudado a sus usuarios a paliar los momentos de soledad o les han servido de medio para evitar la saturación de las consultas médicas.

En definitiva, el servicio de teleasistencia continúa realizándose de la misma forma y los profesionales están a disposición de los mayores para atenderlos, cumpliendo siempre con las medidas de seguridad para garantizar la atención más profesional y segura.

Por ello, si tienes un familiar dependiente y vive solo/a, no lo dudes y solicita el servicio de teleasistencia; de este modo, tendrás la tranquilidad de saber que, en todo momento, tu ser querido estará atendido por profesionales expertos.

No Hay Más Artículos