longevidad

5 Formas de unirse a la revolución de la longevidad

Conquistar la longevidad

El hecho de cumplir 60 años, hace que muchas personas sepan con certeza que quieren vivir al menos hasta los 100 y conquistar la longevidad.

La vida nos mantiene generalmente muy ocupados con los detalles del día a día: ganarnos la vida, divertirse, cuidar de nuestra familia… No nos detenemos a dedicar tiempo a planear nuestro futuro. Tal vez dejar de fumar es uno de los hitos que nos animan a comenzar una vida más saludable, como empezar a caminar para contrarrestar el aumento de peso. Pero aparte de eso, el envejecimiento no es algo en lo que solamos pensar mucho.

Cuando alguien se detiene y emerge su interés por conocer más acerca de la longevidad, puede darse cuenta que debería haber comenzado a prepararse hace años. El consejo es contundente: ser un joven de 50 años, ser un joven de 40; ser un joven de 60, ser un joven de 50. Muchas personas que hoy tienen 60 años ya están mirando con determinación hacia la siguiente década. Es hora de ponerse manos a la obra.

En su charla TED sobre su «El tercer acto de la vida», Jane Fonda dice: «Ha habido muchas revoluciones durante el último siglo, pero quizás ninguna tan significativa como la revolución de la longevidad». Ella señala que vivimos unos 34 años más que nuestros bisabuelos.

Si bien no depende del todo de nosotros cuán exitosamente envejeceremos, esta es la fórmula inicial que podemos seguir para subirnos al tren de la longevidad.

Vivir una vida consciente para lograr la longevidad

El Proyecto Longevidad  de Howard S. Friedman, Ph.D. y Leslie R. Martin, Ph.D. documenta el estudio de 8 décadas iniciado por el Dr. Lewis Terman en 1921, siguiendo a sujetos desde la niñez hasta la muerte. Los autores nos dicen que no es un buen matrimonio, una situación económica o un peso ideal lo que más importa para vivir mucho tiempo. Es la conciencia.

El estudio  encontró que las personas conscientes tienen menos probabilidades de hacer cosas nocivas para la salud: fumar, abusar de las drogas o no usar el cinturón de seguridad. Las personas concienzudas son menos impulsivas y toman mejores decisiones. Tienden a hacer lo correcto: ser amables con las personas, seguir las indicaciones del médico, usar hilo dental, hacer ejercicio como deberíamos y comer bien.

Mantenerse fuerte

Aquí es donde debemos apretar el acelerador a medida que envejecemos. A menos que lo trabajemos, la fuerza muscular comienza a disminuir aproximadamente un cinco por ciento cada década después de los 30. El entrenamiento de fuerza puede revertir la pérdida ósea posmenopáusica. Dos veces por semana, seguir una rutina de entrenamiento de fuerza para mujeres mayores de 50 años puede ser un inicio muy positivo. Tal vez pienses que estás en mejor forma y te sorprendas ante la rebelación de tus músculos. Pero recuerda mantenerte firme, así que serás fuerte a los 70 y tal vez incluso a los 100.

La flexibilidad y el equilibrio también repelen la vejez. Estire todos los músculos de su cuerpo todos los días. Es una sensación maravillosa una vez que se convierte en un hábito. Para mejorar el equilibrio, intente lo siguiente: párese sobre un pie mientras se cepilla los dientes y cambie de pie cuando su cepillo de dientes eléctrico le dé el temporizador de 30 segundos.

Una buena postura marca una gran diferencia en cómo se ve y se siente a medida que envejece. Empiece a notar la postura de otras personas y la suya mejorará automáticamente.

Practicar el optimismo

Nuestra perspectiva tiene el potencial de influir en todas las facetas de nuestra salud, desde la rapidez con la que nos recuperamos de una enfermedad o cirugía hasta si nos deprimimos, desarrollamos factores de riesgo cardiovascular o sufrimos un infarto, un derrame cerebral o un cáncer, e incluso lo bien que nos cuidamos cuando nuestra salud comienza a deteriorarse.

La esencia es que los optimistas viven más y viven mejor que los pesimistas. Es tan fácil practicar el optimismo. Mire las estrellas o las nubes y aprecie la belleza. Toma una moneda brillante y ponla en tu bolsillo para tener buena suerte. Sonríe a tu nieto y conoce el significado de la perfección con estos ejercicios. Encuentre alegría donde quiera que vaya y mantenga su perspectiva optimista.

Gestionar el descanso y la relajación

Dormir es muy importante y es la mayor lucha de muchas personas. Tal vez tu Fitbit  te dice lo poco que duermes realmente y esto puede empeorar tus noches o animarte a buscar una solución. Lo que sí ayuda es saber que no estamos solos en esto.

Intentar no estresarse por la falta de sueño es clave. Comenzar un programa de meditación de 10 minutos todas las mañanas, aportará energía cada inicio del día. Y las noches en las que duerme sólo cuatro o cinco horas, puede programar una siesta por la tarde.

Aprendizaje, creatividad y cambio

Hay muchas personas que dicen: «Yo no uso el ordenador» o «Solo quiero un teléfono para llamar, no un teléfono inteligente complicado». Es hora de empezar con los planes y seguirlos. Vivimos en una época que ninguno de nosotros imaginaba cuando éramos niños, y adoptar la tecnología nos mantendrá vitales. Muchas mujeres mayores son grandes expertas usando sus iPhone 

Comience por proponerse aprender algo nuevo todos los días. Haga algo creativo todos los días, incluso si solo echa ingredientes en la sartén con una especia diferente. Si hay algo nuevo, pruébalo. Está bien dejar que sus nietos le muestren cómo programar su smart tv para grabar su programa favorito, pero luego hágalo usted mismo.

Trate de absorber todo lo que pueda para vivir una vida larga y feliz. Hay mucha ciencia en ello y mucho sentido común. La fórmula de longevidad evolucionará en las próximas décadas pero lo realmente importante en todo esto es dar el paso para unirse y formar parte de la «revolución de la longevidad».