La crema de maní ya no solo será uno de los postres o complementos perfectos para el sándwich en la cultura americana, ahora podría ser una prueba para confirmar el diagnóstico de Alzheimer.

Los científicos comenzaron a investigar la relación entre el olor y el Alzheimer en 1980, con la esperanza de que los olores pueden ayudar con el diagnóstico precoz. Perder el sentido del olfato es uno de las primeros indicios de que una persona puede padecer esta enfermedad neurodegenerativa, ya que la habilidad para oler está asociada directamente con el nervio craneal.

Y es que la parte interior del lóbulo temporal es una de las primeras áreas cerebrales que se deterioran con esta enfermedad. El área interior del lóbulo temporal se desarrolla desde el sistema del olfato, y «esta parte del cerebro está involucrada con la formación de recuerdos», apunta el estudio.

Autores del estudio indicaron la prueba de la mantequilla de maní no solo es rápida –y sabrosa–, también es barata. Los resultados de los estudios preliminares con la mantequilla de maní como test fueron publicados en la revista científica Journal of Neurological Sciences.

Los participantes en el estudio tenían que cerrar los ojos y la boca, así como bloquear una de las fosas nasales, después, oler una muestra de 14 gramos de crema de cacahuate.

Los pacientes que estaban en las primeras etapas de Alzheimer tuvieron una diferencia considerable en la detección del olor entre la fosa nasal izquierda y la derecha. La izquierda no detectó el olor hasta que  la muestra estaba 10 centímetros más cerca de la nariz, en comparación con la derecha.

En los pacientes que tenían otro tipo de demencia no tuvieron diferencia en la detección del olor entre cada una de sus fosas nasales o bien, tuvieron mejor detección con la fosa nasal izquierda.

Stamps y Heilman establecieron que se necesitan hacer más estudios para determinar la causa de las diferencias entre la capacidad de una fosa nasal y otra, pero que, aún así, esta prueba con mantequilla de maní sí funcionó para confirmar un diagnóstico de Alzheimer.

«La sensibilidad es de 100 por ciento en el grupo de principios del Alzheimer», dijo Sellos. La prueba de la mantequilla de maní también podría ayudar a falsos diagnósticos correctos de Alzheimer, dijo. «Tenemos una gran cantidad de pacientes en nuestra práctica que se les dice que tienen la enfermedad de Alzheimer, y muchas veces no es así.»

A pesar de que actualmente no existe una cura para el Alzheimer, lo que confirma un diagnóstico precoz podría mejorar la calidad de vida. «Creo que sería algo que casi cualquiera podría hacer fácilmente en una práctica geriátrica fuera de un laboratorio», dijo Sellos, y acelerar el tratamiento de los síntomas del Alzheimer. «Cuanto antes se reduzca la velocidad de la progresión, mejor.»

Además, confían en que esta prueba, una vez sea correctamente validada, podría ser de gran utilidad para predecir qué pacientes con síntomas de demencia desarrollarán Alzheimer.

 

No Hay Más Artículos