Fragilidad en mujeres mayores

Según una investigación, comer una cantidad adecuada de proteínas se asocia con un menor riesgo de fragilidad y prefragilidad en las mujeres mayores.

Un nuevo estudio publicado en el European Journal of Nutrition muestra que las mujeres que comen suficientes proteínas tienen menos probabilidades de ser frágiles.

La fragilidad en las personas mayores es una condición que afecta a todos los sistemas corporales. Se caracteriza por la incapacidad de recuperarse de una enfermedad o de los principales factores estresantes de la vida.

La fragilidad pone a las personas mayores en riesgo de problemas cognitivos, caídas y numerosos problemas médicos crónicos. Las estimaciones muestran que aproximadamente el 15% de las personas mayores que residen en la comunidad presentan fragilidad, y el 45% se encuentran en etapas preliminares, llamadas prefragilidad.

Una dieta pobre con pocas calorías se considera un factor de riesgo importante para la fragilidad, pero no hay muchos datos sobre cómo la proteína en la dieta afecta a esta condición.

Un estudio de tres años

En este estudio, los investigadores reclutaron a 440 mujeres con edades comprendidas entre 65 y 72 años. Utilizaron registros de alimentos para calcular gramos de proteína. Después de tres años, los investigadores evaluaron los signos de fragilidad en los sujetos, definidos como al menos tres de los siguientes: baja fuerza de agarre, baja velocidad para caminar, baja actividad física, agotamiento y pérdida de peso de más del 5%.

Comer una cantidad adecuada de proteína se asociaba con un menor riesgo de fragilidad y prefragilidad en las mujeres mayores.

Sus resultados confirmaron que comer una cantidad adecuada de proteína se asociaba con un menor riesgo de fragilidad y prefragilidad en las mujeres mayores. La ingesta adecuada se definió como 1.1 a 1.3 gramos por kilogramo de peso corporal (un mínimo de 77 gramos para una mujer que pesa aproximadamente 70 kilogramos). El consumo de proteína animal en particular se relacionó con una menor probabilidad de fragilidad.

Los investigadores dicen que aunque se necesita más investigación, el estudio enfatiza la necesidad de una nutrición adecuada para las mujeres adultas mayores para mantenerse saludables.

No Hay Más Artículos