En un estudio recientemente publicado, los investigadores del Instituto Karolinska muestran que el acortamiento de los telómeros – las tapas en los extremos de los cromosomas en las células – puede vincularse estadísticamente al mecanismo activo responsable de la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, el efecto es pequeño y longitud de los telómeros no puede todavía ser utilizada para evaluar el riesgo de la enfermedad a nivel individual. Los resultados se presentan en la revista JAMA Neurology.

Telómeros y envejecimiento

Cada célula de nuestro cuerpo contiene todo nuestro genoma, empaquetado en el núcleo en forma de 46 cromosomas. Cada vez que una célula se divide, los telómeros en las puntas de los cromosomas se hacen ligeramente más cortos hasta que alcanzan una longitud crítica, momento en el que la célula muere. Donde ocurre este umbral crítico depende de la persona, en parte porque los telómeros son de diferentes longitudes, para empezar, y en parte porque en algunas personas los telómeros se acortan más en la división celular que en otras. El proceso de acortamiento se produce cuando envejecemos, pero previamente la longitud del telómero fue utilizada solamente como un marcador del envejecimiento biológico.

Relación de causalidad

Por primera vez, un grupo de científicos del Departamento de Epidemiología Médica y Bioestadística del Instituto Karolinska ha demostrado que la longitud de los telómeros está causalmente relacionado con el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

«Que hay algún tipo de vínculo entre la longitud de los telómeros y el riesgo de la enfermedad de Alzheimer no es nada nuevo en sí mismo, pero se pensaba que se había reducido a otros elementos comunes subyacentes,» dice el investigador principal Dr. Sara Hägg, docente de epidemiología molecular. «En este estudio hemos sido capaces de demostrar que los telómeros están involucrados en el mecanismo activo real detrás del desarrollo de la enfermedad, que es completamente nuevo y muy interesante.»

El genoma al completo

Para llegar a estos resultados, los investigadores utilizaron datos de los estudios que identificaron variantes genéticas vinculadas a la longitud de los telómeros y la enfermedad de Alzheimer mediante el examen de todo el genoma. Fueron capaces de demostrar estadísticamente la presencia de una relación de causalidad entre los telómeros cortos y un mayor riesgo de enfermedad de Alzheimer. Los investigadores subrayan, sin embargo, que dado que el proceso de los telómeros es tan complejo, nada se puede decir sobre el grado de riesgo de una persona individual de la mera medición de sus telómeros.

También te puede interesar: Las benzodiacepinas pueden aumentar el riesgo de demencia.

No Hay Más Artículos