La Asociación Parkinson Aragón, ha replanteado su forma de trabajar para continuar ofreciendo sus servicios de manera segura, recobrar una “nueva normalidad” y que las personas afectadas por la enfermedad de Parkinson puedan seguir recibiendo sus terapias. “La Asociación ha sido y es de inmensa ayuda por la contribución en el ofrecimiento de apoyo emocional, información y soporte terapéutico”, detalla una de sus trabajadoras sociales, Magdalena Crespo.

Desde la Asociación “hemos decidido actuar lo antes posible dadas las consecuencias negativas que el aislamiento al que nos hemos visto sometidos ha tenido en la sintomatología de las personas afectadas por la enfermedad de Parkinson” añade Magdalena Crespo. En este sentido, entre las medidas tomadas para poder garantizar la seguridad de los pacientes, la Asociación ha adaptado las sesiones de terapia grupales presenciales, pasando a sesiones online y se ha fomentado y promovido el uso de las sesiones individuales online. En caso de no ser posible su realización online, se mantienen las máximas medidas de seguridad e higiene para el desarrollo de las sesiones presenciales, como ha sido la adaptación del número de usuarios de las sesiones grupales a las directrices que se marcan desde los sistemas de salud.

Asimismo, desde la Asociación Parkinson Aragón, han querido asegurar que acudir tanto a las terapias presenciales, como a hospitales y centros de salud es totalmente seguro tanto para los pacientes de parkinson, como para las personas de su entorno, dadas todas las medidas sanitarias y de higiene que se están estableciendo.

La Asociación Parkinson Aragón, que cuenta con un total de 75 colaboradores entre profesionales sanitarios y voluntarios en las tres provincias aragonesas, tiene como objetivos principales informar y divulgar adecuadamente aspectos sobre la enfermedad de Parkinson, promover la autonomía personal de los pacientes y ayudar a retrasar el deterioro físico, cognitivo y ocupacional a través de las terapias. Por ello, desde Párkinson Aragón ofrecen a sus más de 700 socios terapias rehabilitadoras y sesiones individuales y en grupo de psicología, logopedia, terapia ocupacional y grupos para familiares.

Entre estas actividades organizadas para continuar ofreciendo el mejor servicio a los pacientes, destacan las jornadas formativas, como la celebrada el jueves 29 de octubre con la colaboración de la compañía biofarmacéutica AbbVie, destinada a los profesionales de la Asociación. Durante este encuentro se hizo un recorrido por las diferentes fases de la enfermedad de Parkinson y los síntomas más característicos de cada una de ellas con el objetivo de poder ayudar a las personas afectadas y cuidadoras en el reconocimiento de los síntomas y, de esta forma, llevar un diario que ayude a preparar adecuadamente la visita al neurólogo y conseguir una mayor eficacia de la consulta.

“En nuestro caso entendemos que la formación es fundamental para asegurar una atención de calidad a los afectados por la enfermedad de Parkinson y sus familiares. El reciclaje, actualizar conocimientos y la formación la consideramos prioritaria e imprescindible para conseguir el objetivo del mantenimiento de la calidad de vida de los afectados. Es por ello que la Asociación trabaja con una metodología de colaboración interprofesional, donde interactúan diferentes profesionales del campo de la salud y ámbito social para conseguir un tratamiento de calidad”, concluye Magdalena Crespo.

LeerCovid-19 y Parkinson

 

No Hay Más Artículos