biomarcadores Canarias hepatitis c analisis de sangre

Esta es la prevalencia de la hepatitis C en pacientes de psiquiatría

“Para conseguir la eliminación de la hepatitis C en pacientes con patología psiquiátrica es fundamental que exista una comunicación rápida, fluida y bidireccional entre los especialistas que tratan la hepatitis C y los psiquiatras”, es una de las conclusiones alcanzadas por los expertos participantes en la reunión Eliminación de la Hepatitis C en pacientes con patología psiquiátrica, organizada por la compañía biofarmacéutica AbbVie el 20 de octubre en Valencia. En España, según el último estudio publicado por el Ministerio de Sanidad, la prevalencia de anticuerpos frente al virus de la hepatitis C en la población general es de 0,85% y la de infección activa de 0,22%, mientras que la prevalencia de anticuerpos en pacientes con patología psiquiátrica oscila entre 6,7% y el 8,5%[i].

Las características especiales de los pacientes con patología psiquiátrica hacen que sea necesario simplificar los procesos de diagnóstico y tratamiento de la infección para conseguir la eliminación de la hepatitis C en este grupo. “Entre otras medidas hay que fomentar el cribado de la infección en las Unidades de Salud Mental y garantizar el acceso a los nuevos tratamientos frente a la hepatitis C a todos los pacientes que la padecen”, ha explicado el doctor Antonio García Herola, del Servicio de Digestivo del Hospital Marina Baixa. “La población psiquiátrica tiene especiales dificultades para el cumplimiento terapéutico, como por ejemplo el elevado número de fármacos que suelen tomar para el control de su patología, la elevada tasa de consumo de tóxicos y la problemática social que hace difícil una correcta adherencia al tratamiento. Por ello es necesario simplificar el abordaje de estos pacientes” añade.

Por otro lado, los expertos han expuesto la importancia de que los psiquiatras tengan en cuenta la posibilidad de que el paciente sufra otras enfermedades distintas de la patología psiquiátrica. “Muchas veces el psiquiatra es el único médico que atiende al paciente y debe estar preparado para atender tanto la salud física como la mental”, explica el doctor Rafael Mora Marín, jefe de servicio del Área de Salud Mental del Consorcio Hospitalario Provincial de Castellón. Por eso, es de gran importancia recoger en la historia clínica del paciente posibles conductas o factores de riesgo de la infección por el virus de la hepatitis C, tales como tatuajes o piercings en condiciones higiénicas deficientes, transfusiones sanguíneas antes de 1990, el uso de drogas por vía intravenosa o inhalada o el mantenimiento de relaciones sexuales sin protección. Así, los participantes en la reunión han coincidido en que los profesionales de psiquiatría tienen un papel clave durante todo el proceso, desde la detección hasta la curación del VHC: en el diagnóstico de la infección, deben detectar a los pacientes en base a los antecedentes de conductas de riesgo y actuar como nexo con los especialistas que tratan la hepatitis C, colaborando con ellos para garantizar el cumplimiento terapéutico y evitando el desarrollo de interacciones con los fármacos psiquiátricos. “El psiquiatra acompaña al paciente e incluso le anima a iniciar o mantener el tratamiento, pero la responsabilidad del tratamiento de la hepatitis C lo lleva en especialista en Digestivo”, sostiene el doctor Marín.

Los pacientes con enfermedad mental grave Los pacientes con enfermedad mental grave tienen menos probabilidades de ser diagnosticados de hepatitis C y de acceder al tratamiento adecuado. “En general el enfermo mental tiene mayor prevalencia de enfermedades físicas, y en concreto de patologías infectocontagiosas, como la hepatitis”, explica la doctora Llanos Conesa, presidenta de la Sociedad de Psiquiatría de la Comunidad Valenciana. Por eso, “hay que informar a los profesionales médicos y sanitarios en general, de que la hepatitis C es más prevalente en enfermos mentales que en la población general y de la necesidad de mejorar el seguimiento de su salud y las prevenciones y la detección precoz”, indica la doctora Conesa. Además, la doctora incide en la importancia de que otros especialistas “aprendan que el paciente psiquiátrico es un paciente más dependiente, que precisa mayor supervisión médica que la población general y mayores controles”.

Por último, los expertos destacan que la formación de los profesionales de psiquiatría y otros profesionales que están en contacto con los pacientes con patología psiquiátrica es esencial para avanzar en la eliminación del VHC en esta población. “Los programas de formación de especialistas de salud mental a otros especialistas, la interconsulta y las reuniones entre profesionales son fundamentales”, añade la doctora Conesa. Asimismo, coinciden en que “acciones como este simposio son clave para concienciar a los psiquiatras de la importancia del diagnóstico de la hepatitis C en sus pacientes y de que existen tratamientos seguros y bien tolerados para ellos”, concluye el doctor Mora Marín.

[i] Schaefer M. Journal of Hepatology Volume 57, Issue 6, December 2012