obesidad tratamiento demencia alzheimer cerebro

Así se relacionan la obesidad y el volumen cerebral

Obesidad y cerebro

Las implicaciones para la salud de la obesidad son bien conocidas y comprendidas para el cuerpo, pero cuando se trata del cerebro, resulta que el volumen de su cerebro y el peso corporal pueden estar más estrechamente relacionados de lo que cabría esperar.

Estudios recientes que analizan escáneres cerebrales han revelado que un exceso de grasa corporal está relacionado con una cantidad reducida de materia gris en el centro del cerebro. La materia gris es el tejido que contiene las células nerviosas y es la parte del cerebro involucrada en el control muscular y la percepción sensorial.

Un estudio publicado en la revista Neurology se centró en la asociación entre las mediciones de la relación entre cadera y cintura, el índice de masa corporal y el volumen cerebral. Los investigadores confirmaron que cuanto más delgada es la persona, más materia gris está presente en el cerebro, una tendencia que se mantuvo independientemente del estado del sujeto en otras áreas que afectan el tamaño del cerebro, como la edad, los hábitos de ejercicio, el historial de salud mental, la educación y si o no eran fumadores.

Otro impacto por el que los científicos han sentido curiosidad es el efecto sobre el grosor cortical. En otras palabras, el grosor de la corteza cerebral, que es esencialmente una capa de neuronas que cubre la porción externa del cerebro y las regiones involucradas con el sistema nervioso central. Si bien se ha especulado que la pérdida de peso podría ayudar a aumentar el grosor de la corteza, en realidad la ciencia no demuestra que esto sea necesariamente cierto, según un estudio publicado en la revista NeuroImage: Clinical .

Ese estudio concluyó que las ganancias de materia gris se limitaron al hemisferio izquierdo y que «el grado de cambio en el IMC tampoco se relacionó significativamente con el grado de cambio en el volumen, lo que sugiere que el cambio de peso en general puede resultar en aumentos en el volumen».

Cómo afecta el fitness al cerebro

La investigación ha relacionado durante mucho tiempo la obesidad y la reducción de la materia gris con el desarrollo de la demencia y otros trastornos neurocognitivos.

Ser obeso también puede causar estragos en la regulación hormonal y las funciones inmunitarias saludables, lo que a su vez puede causar una inflamación que contribuye al desarrollo de la disfunción cognitiva, en particular la pérdida de habilidades organizativas, como la elaboración de estrategias. Un estudio del Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism sugiere que la cirugía de pérdida de peso para pacientes con obesidad severa puede tener un efecto positivo en la restauración de la capacidad del cerebro para realizar estas funciones y reducir significativamente el riesgo de desarrollar algunas afecciones como el Alzheimer.

Si bien los investigadores solo han podido especular sobre la razón de esto, existe cierta creencia de que los cambios químicos dentro del cerebro de una persona obesa desencadenan una especie de efecto dominó. Por ejemplo, la obesidad aumenta la resistencia a la insulina, un gran factor de riesgo en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. Los riesgos adicionales incluyen el impacto de la obesidad en las hormonas, muchas de las cuales, si no se regulan, pueden afectar negativamente al cerebro.

El impacto del cerebro en la pérdida de peso

Resulta que no es una calle de sentido único. El ejercicio afecta al cerebro, pero según un artículo publicado en la revista Obesity , el cerebro también afecta nuestra capacidad para perder peso. Los investigadores pudieron utilizar con éxito el volumen de la materia gris como predictor de la capacidad de una persona para perder peso, aunque no se aplica lo mismo a la materia blanca del cerebro.