Según un estudio de Nueva Zelanda, las personas que mueren en mayor cantidad durante la temporada de vacaciones de Navidad pueden no tener nada que ver con el clima invernal.

En esa nación isleña del hemisferio sur, la Navidad se celebra durante el verano, pero los investigadores aún así observaron un aumento en las muertes relacionadas con problemas del corazón entre el 25 de diciembre y el 7 de enero. Los hallazgos, publicados en el Journal of the American Heart Association, se basaron en un análisis de las muertes entre 1988 y 2013. «La mortalidad cardíaca es elevada durante el período de vacaciones de Navidad en relación con los períodos de tiempo que lo rodean», dice, con un 4,2 por ciento más de personas que mueren fuera de un hospital. Las víctimas también son más jóvenes en casi un año, en comparación con las edades promedio de las personas que sufren muertes relacionadas con el corazón durante el resto del año.

Leer: Cómo hacer más llevadera la Navidad a una Persona con Demencia

«Los picos en muertes por causas naturales durante Navidad y Año Nuevo se han establecido previamente en los Estados Unidos», según afirma el autor del estudio, Josh Knight. «Sin embargo, el período de vacaciones de Navidad … en los EE. UU. cae dentro del período más frío del año cuando las tasas de mortalidad ya son estacionalmente altas debido a las bajas temperaturas».

El estrés emocional relacionado con las vacaciones, los diferentes patrones de dieta y el consumo de alcohol durante las vacaciones, los niveles más bajos de personal en los centros médicos y los cambios ambientales, como visitas a familiares, parecen haber sido decisivos a la hora de explicar las muertes cardíacas. Knight también dijo que las personas podrían retrasar el tratamiento porque están de vacaciones y no están cerca de sus entornos médicos habituales. «Otra explicación puede tener que ver con la voluntad de los pacientes en fase terminal de vivir y retrasar la muerte por un día que es importante para ellos», afirma la American Heart Association.

El estudio señala, sin embargo, que no se ha demostrado que los sospechosos tengan la culpa: «En virtud del estudio de los datos de una ubicación del Hemisferio Sur (Nueva Zelanda), hemos podido aclarar las causas probables que contribuyen al efecto de vacaciones navideñas; sin embargo, no podemos hacer una afirmación definitiva sobre la causa del efecto «.

Referencias bibliográficas:

  1. Knight J, Schilling C, Barnett A, Jackson R and Clarke P. Revisiting the “Christmas Holiday Effect” in the Southern Hemisphere. Journal of the American Heart Association. 2016.

No Hay Más Artículos