mujeres de 50 años

Efectos del COVID-19 en la salud de las mujeres de 50 a 70 años


Mujeres de 50 a 70 años en Brasil

En un estudio en el que participaron 34 mujeres de 50 a 70 años, investigadores de la Universidad de São Paulo (USP) en Brasil realizaron mediciones objetivas del impacto en la salud de los sujetos de la disminución de la actividad física observada durante el período de distanciamiento social y aislamiento impuesto por COVID-19. Las pruebas realizadas después de las primeras 16 semanas de confinamiento señalaron un deterioro de su salud general, incluida la pérdida de fuerza muscular y disminución de la capacidad aeróbica, así como niveles elevados de colesterol y hemoglobina glucosilada, ambos factores de riesgo de trastornos metabólicos.

El estudio contó con el apoyo de la Fundación de Investigaciones de São Paulo – FAPESP y se informó en un artículo publicado en la revista Experimental Gerontology.

Bueno Junior es profesor de la Escuela de Educación Física y Deportes de Ribeirão Preto de la Universidad de São Paulo (EEFERP-USP).

Diseñado antes de la pandemia en asociación con Ellen de Freitas, otra profesora de EEFERP-USP, el estudio originalmente se propuso analizar los efectos de diferentes programas de entrenamiento físico en grupos de voluntarios con perfiles variables.

Un primer conjunto de exámenes y pruebas se llevó a cabo en febrero de 2020, antes del inicio del estudio propiamente dicho, para registrar el peso, el índice de masa corporal (IMC), la masa grasa, la circunferencia de la cintura, la presión arterial, la fuerza de la empuñadura (medida con un dinamómetro), y dieta (a través de un cuestionario). También se les pidió a las mujeres que hicieran una prueba conocida como caminata de seis minutos para medir su capacidad cardiovascular. Finalmente, se recolectaron muestras de sangre para analizar el recuento de glóbulos blancos y rojos, colesterol, glucemia, insulina y hemoglobina glucosilada (factores de riesgo para la diabetes tipo 2).

El plan era repetir todos los exámenes después de completar el protocolo de ejercicio, pero la pandemia lo impidió. En cambio, adaptamos el proyecto para evaluar el impacto en la salud de los cambios sociales provocados por el COVID-19, especialmente en las personas mayores. Tenía las medidas de línea de base. Rehicimos las pruebas después de las primeras 16 semanas de encierro, siguiendo todos los protocolos para evitar el contagio.

RelacionadoLos mejores ejercicios para personas con movilidad reducida

Los candidatos a maestría João Ribeiro de Lima y Gabriela Abud colaboraron en el estudio, y son los primeros y segundos autores del artículo.

Resultados del estudio

La segunda batería de pruebas no mostró cambios en el peso, el IMC, la masa grasa o la circunferencia de la cintura. Sin embargo, en promedio hubo un aumento del 39,8% en los niveles de insulina y un aumento del 9,7% en la hemoglobina glucosilada. El azúcar en sangre subió un 1,3%, pero esto no se consideró significativo.

El colesterol total aumentó un 8%. Las plaquetas en sangre cayeron un 10%, un cambio considerado significativo: se están investigando las causas e implicaciones de este fenómeno.

La prueba de agarre mostró una caída del 5,6% en la fuerza muscular. La prueba de caminata de seis minutos mostró una pérdida del 4.4% de capacidad aeróbica.

Algunos de estos parámetros, como la fuerza muscular y la capacidad aeróbica, ya estaban por debajo del ideal para este grupo de edad debido al estilo de vida de los voluntarios. El estudio mostró que en el contexto de la pandemia algo que estaba mal empeoraba aún más. El riesgo de enfermedad crónica aumentó y los problemas cardiovasculares o metabólicos existentes empeoraron.

Según Abud, las respuestas al cuestionario mostraron que la dieta no se deterioró durante el período, por lo que el efecto adverso sobre la salud observado en el estudio debió deberse principalmente a la disminución del ejercicio físico. Muchas de estas mujeres tenían trabajos y una rutina agitada antes de la pandemia, a pesar de que no practicaban deportes ni hacían ejercicio con regularidad. Algunos informaron sentirse más estresantes debido al confinamiento, y esto también puede haber contribuido al deterioro general de su salud.

Los investigadores creen que los hallazgos deberían servir como una advertencia para el gobierno y la sociedad en general. En un período de solo 16 semanas, hubo cambios significativos en algunos de los parámetros, y la prolongación de la crisis de salud pública tiende a hacer que las implicaciones para la salud de las personas mayores sedentarias sean aún más graves. Necesitamos pensar en formas de promover la actividad física de manera segura durante este período.

Para Bueno Junior, hacer ejercicio durante los períodos de distanciamiento social o aislamiento es de vital importancia no solo para la salud física sino también para la mental. «Una posibilidad es ejercitarse en casa con la ayuda de plataformas virtuales. Para las personas mayores o cualquier persona con limitaciones físicas, sin embargo, es importante tener algún tipo de orientación profesional personalizada durante el entrenamiento, porque el riesgo es mayor.

Según Lima, los resultados del estudio muestran que además del tiempo dedicado al ejercicio y al entrenamiento, lo que la gente hace durante el resto del día también es significativo y debe ser evaluado. Muchos creen que solo porque hacen ejercicio en el gimnasio durante una hora son libres de comer lo que quieran o permanecer sentados el resto de su tiempo libre viendo la televisión. Sin embargo, ese no es realmente el caso. Es vital reducir el tiempo que se pasa sentado o acostado.

Referencias:

  1. Ribeiro de Lima, J.G., et al. (2021) Effects of the COVID-19 pandemic on the global health of women aged 50 to 70 years. Experimental Gerontology.doi.org/10.1016/j.exger.2021.111349.