Cuida tu salud

Es posible que hayas escuchado el viejo dicho de «comer una manzana al día te mantiene alejado del médico». Es curioso que las manzanas no se encuentren entre los «superalimentos» enumerados y que cada uno tenga su propio conjunto de beneficios únicos para la salud. Bueno, noticias de última hora: estas frutas crujientes y de colores brillantes, en todas sus variedades, también son buenas para la salud. Puedes comer manzanas como si de bocadillos se tratasen o también puedes añadirlas a tus tazones o batidos de desayuno.

Ya sea de la variedad Granny Smith o Fuji, agridulce, comer una manzana diariamente te ayudará a mejorar tu salud. No es una fruta que lo cure todo (de ninguna manera), pero al menos mejorará tu salud a largo plazo si se consume regularmente. Estos son los beneficios para la salud de las manzanas que no debes ignorar:

Lucha contra el cáncer

En comparación con otras frutas y verduras, las manzanas tienen más antioxidantes, especialmente en su piel, lo que las convierte en superalimentos para combatir el cáncer. Los estudios encontraron que comer una o más manzanas al día, a diferencia de cualquier otra fruta, ayudó a reducir el riesgo de cáncer colorrectal. Otros estudios también han demostrado que las manzanas pueden ayudar a prevenir el cáncer de pulmón y próstata.

Reduce el riesgo de accidente cerebrovascular

Un estudio realizado en casi 10,000 personas mayores de 28 años encontró que el riesgo de accidente cerebrovascular trombótico es menor en aquellos que comieron manzanas durante gran parte de su vida. Todo esto está relacionado con el hecho de que las manzanas contienen aproximadamente el 20 por ciento de la cantidad diaria recomendada de fibra, que según otra revisión reduce el riesgo de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

Ayuda en la pérdida de peso

Repletas de menos de 100 calorías, las manzanas llenan más en comparación con una sola galleta con las mismas calorías. Un estudio encontró que aquellos que comían rodajas de manzana antes de una comida se sentían más llenos y consumieron 200 calorías menos durante dicha comida. Las manzanas también contienen compuestos que ayudan a alimentar bacterias saludables en el intestino, lo que potencialmente reduce el riesgo de algunos problemas de salud relacionados con la obesidad.

Buenas para el cerebro

Las manzanas son ricas en varios antioxidantes; entre ellos está la quercetina, que demostró tener un efecto protector sobre las células nerviosas, ayudándolas a sobrevivir y seguir funcionando. Un estudio en animales descubrió que una dosis alta del antioxidante puede proteger contra complicaciones que conducen a la enfermedad de Alzheimer.

Reducen el riesgo de diabetes

Se cree que los polifenoles, que son micronutrientes abundantemente presentes en las manzanas, previenen el daño tisular a las células productoras de insulina. Un estudio encontró que comer una manzana al día reduce el riesgo de diabetes tipo 2 en un 28 por ciento. Incluso comer solo unas pocas manzanas por semana también tiene un efecto similar.

No Hay Más Artículos