Hombres

Por ganarse una buena reputación parecen hacer casi cualquier cosa para posicionarse por delante de las mujeres, sin importar lo absurdo del asunto. Este esfuerzo de impresionar parece extenderse a sus hábitos alimenticios. Un nuevo estudio de la Universidad de Cornell, publicado en la revista Evolutionary Psychological Science, encontró que los hombres tienden a comer significativamente más comida en compañía de las mujeres que en compañía de otros hombres.

Kniffin, Kevin, Ozge Sigirci and Brian Wansink (2015). Eating Heavily: Men Eat More in the Company of Women. Evolutionary Psychological Science, 1-9. doi: 10.1007/s40806-015-0035-3

Kniffin, Kevin, Ozge Sigirci and Brian Wansink (2015). Eating Heavily: Men Eat More in the Company of Women. Evolutionary Psychological Science, 1-9. doi: 10.1007/s40806-015-0035-3

Para el estudio, los investigadores observaron a 105 adultos que comían en un buffet italiano en el periodo de dos semanas. Grabaron el número de porciones de pizza y el número de cuencos de ensalada que comía cada comensal. También se tomó nota del género del acompañante de cada comensal. Antes de abandonar el restaurante, un investigador pidió a todos los comensales que completasen una breve encuesta que indicaba cuál era su nivel de «saciedad» tras la comida así como sus sentimientos de prisa y confort mientras estaban comiendo.

La hazaña de comer

Los hombres que cenaron con al menos una mujer comieron un 92% más de pizza y un 86% más ensalada que los hombres que cenaron solos o con otros hombres. La cantidad que comían las mujeres  no difirió al comer con otras mujeres o con hombres. Cuando comían con los hombres, muchas mujeres indicaron sentir que comieran demasiado y se apresuraron demasiado durante la comida.

Estos hallazgos sugieren que los hombres tienden a comer en exceso para impresionar. Solo hay que pensar en las competiciones donde se premia al que más come en el menor tiempo posible, donde también se puede ver esta tendencia y casi siempre los participantes son hombres.

A través de este consumo excesivo de alimentos, los hombres de manera inconsciente pueden estar señalizando su aptitud biológica, una táctica paradójica en este caso, dado que comer en exceso llevará a que tienda a ser visto como poco atractivo. Participar en actividades de riesgos o insalubres demuestran la capacidad para tolerar desafíos. 

Estudios previos han estudiado los mecanismos evolutivos que influyen en los patrones de alimentación femeninos, pero los trastornos alimentarios entre los hombres no han sido minuciosamente analizados.

¿Acaba de invitarte a comer tu vecina del quinto?

Llévale flores, ponte tus mejores galas, imagina un mono tocando los platillos mientras te habla, pero… ¡controla tu ingesta!

También te puede interesar: El “sentido común” como estilo de vida puede retrasar la aparición de demencia

 

No Hay Más Artículos