Longevidad en Nueva Zelanda

Investigadores de la Universidad de Otago han descubierto algunos de los secretos de la longevidad con una nueva investigación que revela que no fumar y participar en las redes sociales durante la vejez son rasgos comunes de los centenarios de Nueva Zelanda.

El profesor asociado Yoram Barak, un psicogeriatra consultor, dice que los resultados muestran que las personas pueden tener cierto control sobre el proceso de envejecimiento.

Elegir no fumar y comprometerse a mantener las redes sociales será la mejor inversión que se puede hacer para lograr un envejecimiento exitoso.

Ser socialmente activo significa salir físicamente de tu hogar, alejarse de la familia e interactuar con la gente, ya sea visitando amigos, haciendo voluntariado o participando en actividades como asistir a un concierto o jugar al golf, afirma el profesor Barak.

Junto con su colega, el profesor Paul Glue, del Departamento de Medicina Psicológica, y la Dra. Sharon Leitch del Departamento de Medicina General y Salud Rural, el profesor asociado Barak se propuso investigar las variables asociadas con una vejez extrema excepcionalmente saludable.

Con este estudio los investigadores quieren hacer algunas recomendaciones para tratar de ayudar a las personas a envejecer bien y alcanzar la longevidad.

Los investigadores examinaron datos relacionados con 292 centenarios que estaban libres de enfermedades crónicas comunes como diabetes, depresión, demencia e hipertensión. También incluían información relativa a otras 103.377 personas mayores de más de 60 años. Todas estas personas vivían en alojamientos privados en la comunidad y no en residencias de ancianos.

Los resultados mostraron que el compromiso social de los participantes, mediante el cual participan en actividades sociales de interés desde hace mucho tiempo, fue similar en todos los grupos de edad.

Las tasas de depresión y diabetes disminuyeron de manera constante con el aumento de la edad y las tasas de demencia disminuyeron después de los 80 años. Las tasas de hipertensión aumentaron en casi un 30% entre los 60 y los 100 años.

Existe evidencia de que el ejercicio mejora la salud y la duración de la vida, pero en este estudio la mayoría de los participantes tenían un perfil similar de actividad física y no hubo suficiente extensión de duración o intensidad de las actividades físicas para probar los efectos sobre el envejecimiento.

Sin embargo, entre los encuestados, los grupos con mayor actividad física tenían el menor riesgo de demencia.

A partir de 2011, se estima que hay entre 400 y 500 centenarios viviendo en Nueva Zelanda. De estos, menos de 40 tendrían más de 105 años. La edad media de los entrevistados en el estudio era 101.

Los centenarios tenían más probabilidades de ser mujeres (75 por ciento) y en cualquier grupo de edad, las mujeres tenían más probabilidades de estar libres de las enfermedades crónicas comunes descritas anteriormente.

«Las mujeres tienen una esperanza de vida más larga y, por lo tanto, es más probable que estén representadas en estudios centenarios. Sin embargo, después de corregir esta ventaja, los hombres que llegan a los 100 años de edad tienen más probabilidades de estar libres de enfermedades comunes».

Este estudio encontró tasas más altas de centenarios libres de enfermedades crónicas comunes en Nueva Zelanda que las reportadas en otros países.

Sin embargo, una explicación es que esta encuesta consideró solo a los centenarios que viven en la comunidad, que probablemente gozarán de mejor salud en comparación con los que viven en entornos residenciales o hospitalarios.

El profesor Barak explica que los fundamentos biopsicosociales de una salud y una longevidad notables entre los centenarios no están claros. Se han estudiado los factores genéticos, determinadas ubicaciones geográficas y las características del estilo de vida en un esfuerzo por identificar los posibles factores predisponentes de una longevidad excepcional.

La investigación se publicó recientemente en la revista científica internacional Aging Clinical and Experimental Research.

No Hay Más Artículos