Parece Alzheimer… pero no lo es

Aún queda mucho por recorrer en el gran reto de comprender cómo funciona el cerebro humano y lo que ocurre con él a medida que envejece. En esta ocasión, un grupo de investigadores estadounidenses identificaron un nuevo tipo de demencia que, durante mucho tiempo, habría sido confundida con la enfermedad de Alzheimer.

Un grupo de científicos de la Universidad de Kentucky, bajo el liderazgo del Dr. Peter Nelson, publicó un artículo en la revista especializada Brain sobre el reconocimiento de un tipo de demencia al que llaman LATE. Éste es el acrónimo que utilizan para identificar a la “encefalopatía TDP-43 límbico-predominante relacionada con la edad”.

Según refieren, LATE se origina por la presencia de cúmulos de la proteína TDP-43 en tres regiones específicas del cerebro: la amígdala, el hipocampo y el giro frontal medio. Asimismo, han encontrado que la probabilidad de que aparezca es de 25% en individuos con 80 o más años por lo que es considerada como una patología que afecta principalmente a las personas más longevas.

Libros que facilitan la lectura a personas con demencia

Entre las razones que han favorecido la confusión de este nuevo tipo de demencia con el Alzheimer, se encuentra la similitud que existe entre sus síntomas, como la pérdida de memoria y el deterioro de otras funciones mentales. De igual manera, se observa que en los cerebros de quienes han padecido LATE se presenta una acumulación de las proteínas beta amiloide y tau; circunstancia asociada directamente con la aparición de Alzheimer. Los investigadores creen que una de las principales consecuencias negativas de este traslape ha sido el fracaso de muchos tratamientos experimentales para el Alzheimer debido a un mal diagnóstico que ha llevado a probarlos en pacientes que en realidad tenían LATE o presentaban ambas patologías.

Para hacer aún más compleja esta situación, las autopsias a pacientes mayores que sufrieron de demencia evidencian que LATE también puede generar alteraciones cerebrales semejantes a las que se presentan ante una demencia de tipo frontotemporal. Sin duda, aún es necesario dirigir esfuerzos que permitan identificar sus marcadores biológicos, la forma más efectiva de diagnosticarla y posibles tratamientos. De esta forma, refieren los autores, será posible conocer el verdadero impacto que LATE tiene en la salud pública y tomar medidas para su prevención.

 

Miriam Lúcar

Mg. Miriam Lúcar

Psicogerontóloga. Corresponsal en Perú y Colombia.  Ubicación: Bogotá

No Hay Más Artículos