La estimulación de la estructura cerebral profunda puede aliviar el dolor crónico


La estimulación eléctrica de una estructura profunda del cerebro medio, podría ofrecer una alternativa libre de medicamentos para el tratamiento del dolor crónico, según un nuevo estudio en animales. El estudio, dirigido por la Universidad de Texas en Arlington (UTA), se publica en la revista Experimental Brain Research.

Hay una necesidad urgente de encontrar nuevas maneras de tratar el dolor crónico sin medicinas. En los EE.UU., el abuso de medicamentos opioides de venta con receta ha alcanzado proporciones epidémicas y está vinculada a miles de muertes relacionadas con sobredosis cada año.

El nuevo estudio muestra cómo la estimulación eléctrica del área tegmental ventral – una estructura cerebral profunda debajo de la corteza, que normalmente se asocia con la recompensa y el abuso de drogas – puede tratar el dolor abordando las vías que afectan tanto a la sensación y la percepción del dolor.

La técnica, que utiliza un dispositivo inalámbrico para realizar la estimulación eléctrica, también provoca la liberación de dopamina, lo que puede ayudar a reducir el malestar que a menudo acompaña el dolor a largo plazo.

Uno de los investigadores, Bo Yuan Peng, profesor de psicología de la UTA, dice este es el primer estudio que utiliza un dispositivo inalámbrico para aliviar el dolor mediante la estimulación eléctrica directa del área tegmental ventral. Y añade:

Si bien todavía en pruebas de laboratorio, este nuevo método proporciona la esperanza de que en el futuro seremos capaces de aliviar el dolor crónico sin los efectos secundarios de los medicamentos.

Sensación y percepción

El dolor es una experiencia compleja, subjetiva, y se piensa que comprende dos mecanismos relacionados, pero distintos: la sensación, que se refiere a las señales que el cuerpo produce en respuesta a un estímulo físico, y la percepción, que se refiere a la forma en que las sensaciones son interpretadas para producir dolor.

Los investigadores también hablan de la relación entre la «nocicepción» y el dolor. La nocicepción – la detección del daño potencial – es donde el sistema nervioso central procesa las señales generadas por los «nociceptores» como resultado de la lesión del tejido, por ejemplo.

Las señales potencialmente perjudiciales en el sistema nervioso central son controladas por los propios inhibidores del dolor del cuerpo – como los opioides y otras sustancias – a través de vías hacia y desde el cerebro. También hay una opinión de que la médula espinal contiene mecanismos para detener la información relacionada con el dolor que llega al cerebro.

Por lo tanto el dolor es el resultado de un mayor procesamiento de cerebro, mientras que la nocicepción puede surgir en ausencia de dolor.

En su estudio, los investigadores probaron su dispositivo inalámbrico de diseño personalizado patentado en ratas.

Ellos demostraron que la estimulación eléctrica del área tegmental ventral (VTA) reduce la sensación de dolor mediante el aumento de los umbrales nociceptivos, y mediante el bloqueo de las señales de dolor en la médula espinal, reducen eficazmente la percepción de dolor.

El Prof. Chiao tiene dolor constante de hernias discales y los nervios pinzados, y su tío también se encontró con el dolor crónico después de la quimioterapia para el cáncer de próstata. Su tío fue equipado con un diseño temprano de un implante para estimular eléctricamente la médula espinal para aliviar el dolor, sin embargo tenía muchas limitaciones.

Desde entonces, los Profs. Peng y Chiao, junto con colegas de diversas disciplinas, han estado trabajando para desarrollar una tecnología más avanzada, inalámbrica que puede tratar el dolor en el fondo, mientras que los pacientes siguen adelante con sus vidas.

Hasta este estudio, la zona segmental ventral del cerebro se estudió más por su papel clave en el refuerzo positivo, la recompensa y el abuso de drogas. Ahora hemos confirmado que la estimulación de esta zona del cerebro también puede ser una herramienta analgésico.

Fuente:

Stimulation of the ventral tegmental area increased nociceptive thresholds and decreased spinal dorsal horn neuronal activity in rat, Ai-Ling Li, et al., Experimental Brain Research, doi:10.1007/s00221-016-4558-z, published 28 January 2016, abstract.