Bienestar o… ¿cómo estás?

¿Qué significa para ti el bienestar? ¿Se trata de salud física, salud mental? ¿Es un sentimiento? ¿Un estado medible? Si bien todos podemos aspirar a alcanzar niveles elevados de bienestar, es posible que no todos tengamos en mente lo mismo cuando hablamos de ello. Entonces, cuando le preguntamos a alguien cómo está o cómo se siente, ¿qué tipo de respuesta estamos esperando? ¿Realmente queremos escuchar los detalles de sus pruebas y triunfos, sus dolores o sus logros, o solo estamos esperando una respuesta rápida de una palabra, preferiblemente «bien»?

Los congresos sobre salud y bienestar acostumbran a deleitarnos con un bombardeo extraordinario de stands de expositores, que van desde sillas ergonómicas, complementos dietéticos, planes de salud ocupacional hasta entrenamiento en resiliencia y dispositivos de protección contra el ruido. No es de extrañar que estemos confundidos acerca de lo que realmente significa el bienestar.

Es importante tener claro lo que entendemos por bienestar. La Organización Mundial de la Salud define la buena salud mental como «Un estado de bienestar en el que cada individuo se da cuenta de su propio potencial, puede hacer frente al estrés normal de la vida, puede funcionar de manera productiva y fructífera y puede hacer una contribución a su salud. comunidad

Lenguaje común para el bienestar.

Bienestar es un término cada vez más utilizado, pero hay un espectro de significados e incluso disparidades en la ortografía del término si nos remitimos al inglés «wellbeing» (con o sin un guión, una palabra o dos). Los filósofos han estado discutiendo sobre la definición de bienestar durante siglos y los economistas lo han estado debatiendo durante décadas, mientras que los psicólogos y los sociólogos son relativamente nuevos en el debate. Pero si es un concepto subjetivo y todos queremos estar bien, ¿realmente importa si no todos comprendemos el término de la misma forma? Bueno, sí, probablemente importe. Parece que el lenguaje que usamos y nuestro nivel de conocimientos en torno al concepto pueden influir tanto en nuestra experiencia como en nuestros niveles de bienestar.

Este efecto de conocimientos se manifiesta a través de la comprensión de nuestra propia experiencia intrínseca y nuestra experiencia social del concepto a través de la educación, la comunidad y las interacciones en el lugar de trabajo. Por supuesto, la definición de bienestar también es importante desde una perspectiva basada en la evidencia científica cuando se evalúa la eficacia de las intervenciones destinadas a aumentar el bienestar. Sin embargo, diferenciar los conceptos de bienestar está lejos de ser sencillo. Oades y Mossman (2017) revisan una gama de terminologías de bienestar en la literatura de psicología positiva y utilizan seis dimensiones para considerar al diferenciar los conceptos.

  1. ¿Análisis a nivel individual, grupal, organizativo o social?
  2. ¿Dominio físico, mental, social?
  3. ¿Perspectiva subjetiva u objetiva?
  4. ¿Se requieren atributos positivos?
  5. ¿El bienestar es multifacético / multidimensional?
  6. ¿En qué se diferencia de la salud?

Alfabetización emocional

Nuestro nivel de alfabetización acerca de nuestras emociones influye en nuestra experiencia y nuestra capacidad para controlarlas a través del mecanismo que Daniel Goleman denominó, nuestra Inteligencia Emocional y nuestra habilidad para distinguir y etiquetar las emociones, cuanto mayor es la influencia que tenemos sobre ellas es probable que tengamos mayor satisfacción con la vida. Lisa Feldman Barrett (2017) propone que las emociones no están preprogramadas en nuestros cerebros, sino que se construyen psicológicamente en función de nuestra historia, fisiología y entorno. Si nuestra experiencia de bienestar se construye de manera similar, entonces nuestro nivel de alfabetización de bienestar tiene el potencial de influir en nuestro nivel de bienestar.

Alfabetización de fortalezas

También se ha informado un efecto similar en nuestra capacidad para poder reconocer, distinguir y etiquetar nuestras fortalezas. Al ser capaces de reconocer y aplicar selectivamente las cosas que son buenas para nosotros, nos sentimos mejor con nosotros mismos y tenemos más éxito. Esto es particularmente importante en el lugar de trabajo si conduce a un mayor compromiso y productividad.

Alfabetización en salud mental

La terminología en torno a la salud mental y la enfermedad mental es otra área donde hay una falta de claridad y donde los dos conceptos a menudo se consideran sinónimos. Sin embargo, Corey Keyes hace una distinción vital entre los dos conceptos, lo que sugiere que podemos tener una buena salud mental incluso si tenemos una enfermedad mental y viceversa, y no solo que estos conceptos deben conceptualizarse en continuos separados, sino que se pueden manejar y abordar por diferentes medios.

Más allá de hablar

Crear conocimientos sobre el bienestar no es solo cuestión de definir términos o hablar de ello. El conocimiento se desarrolla a través de múltiples canales de comunicación que incluyen leer, escribir, escuchar, hablar, ver y crear, en múltiples contextos. Con el fin de aumentar los niveles de bienestar en nuestras familias, escuelas, organizaciones y sociedades, necesitamos comunicarnos sobre el bienestar a través de todos estos canales de manera consistente, detallada y significativa, una y otra vez.

A través de la adquisición de conocimientos, controlamos cómo usamos el lenguaje, por lo que el conocimiento del bienestar es la forma en que controlamos el uso del lenguaje del bienestar. Ya que el lenguaje que usamos influye en cómo pensamos y actuamos, puede impactar nuestras vidas significativamente.

Por lo tanto, la próxima vez que preguntes a alguien cómo está, escucha atentamente y dale la oportunidad de expresar su respuesta con honestidad y en detalle, esto podría mejorar su bienestar, o incluso el tuyo propio.

Referencias:

  1. Barrett, L. F. (2017). How Emotions are Made: The Secret Life of the Brain. London: Macmillan.
  2. Goleman, D. (1996). Emotional Intelligence: Why It Can Matter More Than IQ. London: Bloomsbury
  3. Keyes, C. L. M. (2005b). Mental illness and/or mental health? Investigating axioms of the complete state model of health. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 73, 539 –548.
  4. Oades, L., & Mossman, L. (2017). The Science of Wellbeing and Positive Psychology. In M. Slade, L. Oades, & A. Jarden (Eds.), Wellbeing, Recovery and Mental Health (pp. 7-23). Cambridge: Cambridge University Press.

No Hay Más Artículos