Los bloqueadores de grasas y carbohidratos se han vuelto una verdadera revolución dentro del mundo de la nutrición y la dietética. Lo cierto es que muchas personas recurren a este tipo de medicamentos buscando una solución permanente a sus problemas de sobrepeso pero ¿qué son realmente los bloqueadores de grasa y cómo se deben tomar?

En cuestión de pérdida de peso la verdad es que existen casi infinitos recursos que nos pueden ayudar muchísimo a alcanzar nuestros objetivos. Sin embargo, como todo, debemos conocer a fondo qué tipos de productos están disponibles, cómo actúan sobre nuestro organismo y qué efectos adversos pueden tener.

Del mismo modo, cuando consumimos un medicamento bloqueador de grasas como puede ser Orlistat, también hay que tener especial cuidado para saber cómo y cuándo se deben tomar.

Para responder todas estas cuestiones, en este artículo hemos querido ahondar en este tema y así poder ofreceros información de primera mano que os ayude a tomar una decisión y a lograr esos objetivos de pérdida de peso que muchos tenemos.

¿Qué es un medicamento bloqueador de grasas?

Los medicamentos bloqueadores de grasas son un tipo de complemento que funciona como adelgazante y que normalmente se recomienda para ayudar a ciertas personas a bajar de peso. Por lo general, estos medicamentos suelen ser un concentrado de alimentos que, por su propia composición, evitan que nuestro organismo absorba las grasas de las comidas. De esta forma, se impide que los hidratos de carbono se transformen en energía provocando un pico de insulina, por lo que favorecen la quema de grasas durante la digestión.

Por otro lado, para que un medicamento bloqueador de grasas actúe correctamente debemos tener claro qué tipos de alimentos vamos a consumir durante la comida, a partir de su índice glucémico: cuánto más alto sea el índice glucémico del alimento que vamos a consumir, mayor será el efecto del medicamento quemagrasas.

¿Cómo actúan estos medicamentos en nuestro organismo?

Los medicamentos bloqueadores de grasas actúan de cierta manera en nuestro organismo. Para empezar, su función principal es la de romper las cadenas de carbohidratos durante nuestra digestión, evitando así que se conviertan en azúcar y que nuestra insulina se incremente. Esto es muy beneficioso para la pérdida de peso debido a que, a mayor pico de insulina, menor es la capacidad de nuestro cuerpo de quemar grasas.

Por otra parte, este tipo de medicamentos deben ser consumidos con responsabilidad, bajo la supervisión médica o farmacéutica y junto a una dieta equilibrada y saludable. En ningún caso se deben tomar estos medicamentos bloqueadores de grasas como una opción si vamos a seguir manteniendo una dieta descuidada, basada en grasas y azúcares poco saludables.

Beneficios de los bloqueadores de grasas

Teniendo en cuenta cómo un bloqueador de grasas puede actuar sobre nuestro organismo, está claro que, en casos concretos, estos medicamentos pueden llegar a ser verdaderamente útiles para alcanzar un objetivo de pérdida de peso.

Al margen de esto, los medicamentos bloqueadores de grasa también cuentan con otros beneficios, como ayudarnos a controlar nuestro apetito y nuestra sensación de saciedad mientras comemos o dándonos una ayuda extra a la hora de reducir las calorías que ingerimos en nuestra dieta, reduciendo como consecuencia la grasa corporal.

Otro de los máximos beneficios de los bloqueadores de grasas es que, al controlar los niveles de insulina, evitan que los azúcares se conviertan en energía y pasen al torrente sanguíneo, propiciando que nuestro cuerpo queme grasas de manera más rápida y eficiente.

Finalmente, estos medicamentos bloqueadores de grasas también propician que se acelere el metabolismo, ayudándonos en la quema calórica y activando todo nuestro sistema digestivo.

Cómo y cuándo tomar un bloqueador de grasas

El principal consejo que se debe tener claro sobre cómo tomar un bloqueador de grasas es que no se trata de un producto milagro. Un bloqueador de grasas es un medicamento que se considera eficaz ante la ingesta de determinados alimentos, sobre todo, aquellos que son ricos en almidón o azúcares naturales.

Así, un bloqueador de grasas será eficaz cuando consumamos, dentro de una dieta saludable y variada, algunos alimentos como los cereales, el arroz, las patatas, la pasta o ciertas frutas. Normalmente, cuando buscamos bajar de peso, se aconseja consumir un bloqueador de grasas cuando vayamos a ingerir alimentos con un índice glucémico que se encuentre entre 55 y 100.

Respecto a cuándo es mejor tomar un medicamento bloqueador de grasas, lo cierto es que las tomas deben realizarse siempre antes de comer, cerca de unos 20 minutos antes de sentarnos en la mesa.

De esta forma, aseguramos que su efecto sea lo más óptimo posible y que el medicamento lleve a cabo su labor de manera sencilla y eficaz.

No Hay Más Artículos