Más de la mitad de los adultos mayores con depresión clínica no mejoran cuando son tratados con un antidepresivo. Pero los resultados de un ensayo clínico multicéntrico desarrollado por la Escuela Universitaria de Medicina de Washington en St. Louis indica que la adición de un segundo fármaco – un medicamento antipsicótico – al régimen de tratamiento ayuda a muchos de esos pacientes.

Los hallazgos, de un estudio de 468 personas mayores de 60 años con diagnóstico de depresión, han sido publicados en la revista The Lancet. El estudio fue patrocinado por el Instituto Nacional de Salud Mental y es el más grande de su tipo jamás realizado en las personas mayores con depresión.

«Es importante recordar que los adultos mayores pueden no responder a los medicamentos de la misma forma que los adultos más jóvenes».

Investigaciones anteriores en pacientes más jóvenes con depresión mostraron que la adición de una dosis baja del fármaco antipsicótico aripiprazol (nombre comercial Abilify) ayudó a aliviar los síntomas de la depresión cuando un antidepresivo solo no fue efectivo. Pero el nuevo estudio es el primero en mostrar que la misma estrategia también funciona en los adultos mayores. La combinación de dos fármacos alivia la depresión en un número significativo de pacientes y también reduce la probabilidad de que experimenten pensamientos suicidas.

«Hay cambios relacionados con la edad en el cerebro y el cuerpo que sugieren que ciertos tratamientos pueden funcionar de forma diferente, en términos de beneficios y efectos secundarios, en los adultos mayores. Incluso cuando una estrategia que funciona para los pacientes de 30 años, tiene que ser probada en pacientes de 70 años antes de que pueda considerarse eficaz en pacientes de edad avanzada » , dijo el primer autor Eric J. Lenze, MD, profesor de psiquiatría en la Universidad de Washington.

«Este estudio es un avance importante en el apoyo de la atención basada en la evidencia para los adultos mayores con depresión».

Al publicar estos hallazgos en la revista The Lancet, esperan sobre todo llegar a los médicos de atención primaria, que proporcionan la mayor parte del tratamiento a los adultos mayores deprimidos. El excelente perfil de seguridad y tolerabilidad del aripiprazol, así como su eficacia, deben apoyar su uso en la atención primaria, con un seguimiento médico adecuado.

También te puede interesar: Comer más pescado vinculado a un menor riesgo de depresión.

El punto clave consiste ahora en predecir qué pacientes mayores con depresión son susceptibles de beneficiarse de la combinación de dos fármacos.

No Hay Más Artículos