El creciente número de personas que viven con demencia presenta uno de los mayores problemas de salud a los que se enfrenta el mundo actual. Rachael Steven analiza cómo tanto los diseñadores como los creativos publicitarios pueden ayudar a mejorar la vida de las personas con la enfermedad y desafiar el estigma que la rodea. El diseño, el aliado perfecto.

En 2013, se estima que 44 millones de personas en todo el mundo vivían con demencia. Para 2030, probablemente será de 75 millones. Un término utilizado para más de 100 enfermedades que afectan a la memoria, el lenguaje y la cognición, la demencia es una condición progresiva, y que tiene un impacto devastador en las personas, así como una enorme carga financiera en los servicios de salud.

Aunque las estadísticas son sombrías, es posible que las personas con demencia puedan llevar una vida agradable años después de ser diagnosticadas, siempre que tengan acceso a la atención y el apoyo adecuados. Y aunque gran parte del enfoque en la lucha contra la demencia está en encontrar una cura o tratamientos, hay grandes oportunidades para los diseñadores y creativos con las que poder ayudar a aumentar la conciencia de la enfermedad, hacer comunidades más amigables con la demencia y mejorar la vida cotidiana de las personas que viven con ella.

Desde 2009 hasta 2012, la caridad sanitaria King’s Fund dirigió una serie de planes en Reino Unido en la comunidad y los hospitales de salud mental para evaluar cómo podrían mejorar su diseño con el objetivo de satisfacer las necesidades de los pacientes con demencia, como parte de su programa Enhancing the Healing Environment . Alrededor del 25% de las personas internadas en centros de cuidados agudos tienen demencia y tienden a experimentar estancias más prolongadas en el hospital que otros pacientes.

El estudio encontró que hacer cambios sencillos y de bajo costo en los ambientes – como mejorar la señalización y la orientación, eliminar el desorden visual, crear espacios sociales designados y lugares tranquilos e introducir obras de arte y fotografías para ayudar a los pacientes a recordar – podrían tener un impacto significativo en su bienestar. Otras recomendaciones incluyeron consejos prácticos para evitar superficies reflectantes, usar colores de contraste en paredes y suelos e instalar una mejor iluminación para evitar el deslumbramiento y las sombras, todo lo cual puede crear «barreras visuales» para las personas con demencia.

Cada uno de los hospitales que participaron en el proyecto reportó un impacto tangible en la experiencia del paciente, lo que condujo a una reducción de las caídas, la duración de la estancia y los incidentes de comportamiento violento (a menudo un signo de estrés o confusión), niveles más bajos de enfermedad y menos bajas entre el personal.

Caja de memoria ubicada en las residencias de Bupa.

El trabajo de The Kings Fund´s se centra en pequeños ajustes de bajo costo, pero como su investigación ha demostrado, incluso estos pequeños cambios pueden hacer una gran diferencia. «Los cambios prácticos y de bajo costo son mucho más probables de ser aplicados en la práctica que los más costosos – es sólo cuestión de hacer las cosas de manera diferente con el dinero que tienes, lo cual puede tener un impacto significativo».

En el sector privado, Bupa ha llevado a cabo considerables investigaciones sobre cómo los ambientes domésticos de cuidado pueden ser rediseñados para satisfacer mejor las necesidades de los residentes con demencia: recientemente ha contado con Gregor Timlin y Nic Rysenbry del Centro Helen Hamlyn del Royal College of Art. El proyecto dio lugar a una serie de prototipos para el desarrollo de muebles, vajilla y artículos de uso diario creados específicamente para personas con demencia.

Ode, un dispositivo que libera olores a lo largo del día para recordar a las personas con demencia que coman. En los ensayos, el 52% de las personas que instalaron el producto ganaron peso (myode.org).

Por supuesto, muchas personas con demencia siguen viviendo en su propia casa, lo que significa que también hay una creciente necesidad de productos y servicios que pueden ayudar a hacer la vida cotidiana más fácil y más segura y reforzar las rutinas diarias. The King’s Fund y Alzheimer Society están trabajando actualmente en Directrices para ayudar a las personas a hacer sus casas más amigables con la demencia, y encontrar un diseño que ayude a las personas a permanecer en sus propias comunidades por más tiempo.

Colgante diseñado por Andrea Wilkinson, profesora de diseño en la Escuela de Artes LUCA de Genk Bélgica, para una mujer con demencia que a menudo se pierde mientras camina.

Dada la cantidad de personas que viven con demencia, sin embargo, parece sorprendente que no haya más iniciativas para financiar o apoyar nuevos productos, tecnologías y servicios para las personas con la enfermedad. El diseño no ha recibido tanta financiación como ocurre con la investigación médica. El desafío pasa porque cada parte de la sociedad, desde los empleadores a los minoristas , los bancos, el transporte, la recreación y el entretenimiento, entiendan cómo diseñar sus comunicaciones, entornos, productos y servicios para que puedan apoyar mejor a aquellas personas con demencia y sus cuidadores .

Taza prototipo diseñada por el Centro Helen Hamlyn, desarrollado como parte de un proyecto de investigación con Bupa, que consideró cómo mejorar el diseño del hogar de cuidado para los residentes que viven con demencia.

En términos de mejorar la vida cotidiana de las personas con demencia, todavía queda mucho por hacer. La conciencia de la enfermedad sigue siendo relativamente baja y a menudo se teme o se malinterpreta. Sin embargo, con el apoyo de grupos voluntarios, comunidades locales, empresas e industria, existen enormes oportunidades para ayudar a las personas con demencia a vivir bien en todo el mundo. La comunidad creativa tiene un papel clave que desempeñar.

Prototipo de plato diseñado por el Centro Helen Hamlyn.

Más información:

https://www.rca.ac.uk/research-innovation/helen-hamlyn-centre/

alzheimers.org.uk

designcouncil.org.uk

kingsfund.org.uk

 

No Hay Más Artículos