La importancia del desayuno

Sabes que un desayuno saludable te da la energía para comenzar tu día. Pero al añadir alimentos “antienvejecimiento” a tu desayuno, también podrían ayudarte a prolongar tu vida útil. Prueba estas ideas de desayuno saludable para mantenerte vital cada mañana.

Aunque el desayuno suele identificarse como la comida más importante del día, no hay nada mágico o misterioso sobre su papel en una dieta saludable. No necesariamente aumentará tu metabolismo, pero las personas que desayunan de forma equilibrada tienden a tener un índice de masa corporal (IMC) en un rango saludable, en comparación con los que no desayunan.

Nada de esto prueba que el desayuno cause pérdida de peso, pero es un hábito típico de las personas sin sobrepeso. Muchas personas se saltan el desayuno para ahorrar calorías, pero eso puede ser contraproducente de dos maneras: o estás hambriento a media mañana, cuando hay menos bocadillos saludables y procesados ​​con mayor disponibilidad, o te ingieres más comida porque sientes como si te la hubieras ganado. Comenzar la mañana con opciones de alimentos saludables puede prepararte para seguir consumiendo de manera saludable el resto del día.

 

¿Qué hace que un desayuno sea saludable?

El desayuno puede considerarse un refuerzo de la longevidad si incluye estas partes de una dieta antienvejecimiento:

  • Proteína magra, que te mantiene saciado por más tiempo.
  • Granos enteros y frutas y verduras, que te dan fibra saludable, asociada con una menor mortalidad.
  • Un poco de grasa saludable, que apoya la salud del corazón.

Además, un excelente desayuno que fomenta la longevidad es uno que no causa ningún estrés adicional por la mañana, cuando tu nivel de cortisol es más alto.

Ideas rápidas y saludables de desayuno

Aquí hay algunas opciones saludables para los días que no tienes tiempo o demasiadas ganas para esmerarte en preparar tu desayuno:

  • Mantequilla de maní, almendras u otras nueces en pan integral.
  • Parfait de yogur: pon yogur griego en capas (10-15 g de proteína en 1/2 taza) con cereal integral y con algunas bayas.
  • Pequeña lata de atún con galletas integrales y una pequeña pieza de fruta.
  • Tortilla integral de verduras con una pequeña cantidad de queso o carne magra.
  • Prepara avena con frutas, nueces y leche baja en grasa, y prueba ingredientes como melaza, un poco de jarabe de arce, coco tostado, mermelada o incluso queso. Una buena fuente de fibra dietética soluble e insoluble, la avena en hojuelas grandes se puede cocinar en el microondas en aproximadamente dos minutos.
  • Los batidos de frutas que incluyen bayas, leche baja en grasa, fruta y una fuente de proteína magra (como la proteína de suero en polvo o la mantequilla de nuez) son rápidos y nutritivos.

La cuestionada nutrición en las Residencias de Mayores

Ideas elaboradas y saludables de desayuno

  • Cualquier grano integral puede cocinarse con anticipación y dejarse en el refrigerador hasta por cuatro o cinco días. Piensa en avena cortada en acero, trigo bulgur, arroz integral o quinoa, y pruébalos con los mismos ingredientes que le daría a la avena tradicional.
  • Los huevos se pueden hervir  y dejar en la nevera hasta por una semana; come uno con algunas galletas integrales o una tostada. Las tortitas son un buen vehículo para que las verduras aumenten la fibra de la mañana. Intenta hornear tortitas en el horno en un molde para panecillos; sácalas y puedes congelarlas para tener disponible un plato matutino fácil de calentar.

Consulta siempre con un nutricionista para garantizar que tu dieta es equilibrada y te aporta todos los beneficios que necesitas para mantener tu salud.