Tomar un respiro tecnológico es bueno para tu salud

¿Dónde está la cafetería más cercana? ¿Cristina ha contestado a mi correo electrónico? ¿Cómo se llama ese tipo en esa película?

Los teléfonos inteligentes, las tabletas y otros dispositivos han hecho que responder estas preguntas, y muchas más como estas, sea más fácil que nunca. Es probable que busques tu teléfono móvil sin ni siquiera pensarlo, ya sea para revisar un mensaje de Whatsapp, enviar un email, navegar por las redes sociales, obtener direcciones, hacer una foto o jugar a tu pasatiempos favorito.

Un estudio realizado por psicólogos británicos mostró que los adultos pasan un promedio de cinco horas al día mirando sus teléfonos inteligentes.[/su_pullquote]

Debido a que estos dispositivos son tan portátiles y convenientes, se han convertido en una presencia ubicua en la vida de la mayoría de las personas. Un estudio realizado por psicólogos británicos mostró que los adultos pasan un promedio de cinco horas al día mirando sus teléfonos inteligentes. ¡Eso es casi el 20% del día!

¿Y cuántas veces crees que simplemente miras tu teléfono durante el día? Los expertos dicen que probablemente sea el doble de lo que estimas.

Naturalmente, este tipo de comportamiento está acompañado de inconvenientes. La investigación ha demostrado que el uso prolongado de teléfonos inteligentes o tabletas puede estar relacionado con dolencias físicas como fatiga visual y dolor muscular, junto con efectos psicológicos, que incluyen patrones de sueño interrumpidos, estrés y ansiedad.

Decídete

El primer paso para combatir estos efectos es una resolución firme. Dependiendo de su frecuencia de uso, es posible que te resulte más difícil de lo que esperas separarse de tus dispositivos durante un período de tiempo significativo. ¡Pero no te desanimes! Al igual que con todos los cambios positivos, crear una rutina que funcione para ti producirá los mejores resultados.

Es probable que no necesites ninguna idea sobre cómo pasar su tiempo libre de dispositivos: leer un libro, disfrutar de la naturaleza, encontrarse con un amigo para almorzar. A continuación hay algunas formas de ayudarte a aprovechar ese tiempo.

  • Deja tu teléfono en la cocina cuando te vayas a dormir. No tiene que ser la cocina, pero mantener los dispositivos fuera de tu habitación evita que te quedes despierto más tiempo para revisarlo sin ningún objetivo, y elimina la tentación de revisarlo si te despiertas en medio de la noche.
  • Reserva horas regulares sin dispositivos. Hazte un horario sin teléfono, sin tableta. Puede ser tan simple como decidir disfrutar de tu café de la mañana sin mirar una pantalla, o regirse como un bloque de tiempo dedicado sin dispositivo cada tarde.
  • Detener notificaciones push. Una de las características más disruptivas de tus dispositivos son los pequeños pings para mensajes de texto, correos electrónicos, correos de voz, alertas de noticias, me gusta en las redes sociales y mucho más cada pocos minutos. Desactivar esas notificaciones puede evitar que revises el dispositivo con tanta frecuencia e innecesariamente.
  • ¡Apágalo! Esta es la forma más directa de tomar un respiro tecnológico real. Apaga tu dispositivo por completo para un descanso total, o ponlo en «modo avión» para que puedas reproducir música o usar la cámara.

Con tanta gente «cortando el cable» y confiando en dispositivos como teléfonos inteligentes como su principal medio de contacto, tomar un respiro tecnológico se está volviendo más difícil. Sentirse inaccesible puede ser inquietante al principio, pero también puede ser liberador, incluso en pequeñas dosis.

No hace mucho tiempo, todos eran inaccesibles durante gran parte de sus días, y de alguna manera se las arreglaron. Si experimentas alguno de los efectos negativos del uso del dispositivo, puede valer la pena «viajar en el tiempo» y experimentar con descansos regulares.

No Hay Más Artículos