Los investigadores han descubierto que los ratones con enfermedad de Huntington sufren defectos en la maduración del músculo que pueden explicar algunos síntomas del trastorno. El estudio «Progressive Cl− channel defects reveal disrupted skeletal muscle maturation in R6/2 Huntington’s mice», que se publicado en línea el 29 de noviembre en The Journal of General Physiology, sugiere que la enfermedad de Huntington es una enfermedad del tejido muscular, así como un neurodegenerativo y que las terapias dirigidas al músculo esquelético pueden mejorar la función motora de los pacientes.

La enfermedad de Huntington es un trastorno progresivo, y en última instancia fatal, causado por una mutación en el gen huntingtina que resulta en la producción de ARN de huntingtina defectuoso y moléculas de proteína que interrumpen varios procesos celulares. Se piensa que las alteraciones cognitivas y psiquiátricas asociadas con la enfermedad de Huntington, incluyendo la pérdida de memoria y los cambios de humor, resultan de la muerte de neuronas en el estriado y la corteza cerebral. Pero algunos de los síntomas motores de la enfermedad, como movimientos involuntarios y rigidez muscular, podrían surgir de los efectos de la huntingtina mutante en el músculo esquelético.

La pérdida de la función de ClC-1 podría ser simplemente una respuesta tardía a la muerte de las neuronas que inervan el músculo esquelético

Andrew Voss y colegas encontraron anteriormente que los ratones con una forma temprana de la enfermedad de Huntington mostraron defectos del músculo esquelético en las últimas etapas de la enfermedad, en particular una disminución en la función de una proteína llamada ClC-1, que conduce iones cloruro en la célula. Esto parece estar causado por el procesamiento defectuoso del ARN mensajero que codifica ClC-1 y contribuye a la hiperexcitabilidad muscular, potencialmente causando algunos de los síntomas motores asociados con enfermedad de Huntington. Pero la pérdida de la función de ClC-1 podría ser simplemente una respuesta tardía a la muerte de las neuronas que inervan el músculo esquelético; Si el canal de cloruro se ve afectado durante el inicio y la progresión de la enfermedad de Huntington sigue siendo poco clara.

ximage-phpqimage_images_uploads_2016_11_21_miranda-red_1-jpgawidth502aheight334-pagespeed-ic-67kvya2qkj

El ARN que codifica la huntingtina mutante (rojo) forma focos en el núcleo (azul) de una fibra del músculo esquelético de un ratón con la enfermedad de Huntington de inicio temprano. Crédito: Miranda et al., 2016

En el nuevo estudio, Voss y sus colegas en la Universidad Estatal de Wright en Dayton, Ohio, y la Universidad Politécnica del Estado de California en Pomona, California, examinaron sus ratones modelo enfermedad de Huntington a lo largo del curso de la enfermedad. Ellos descubrieron que el ARN que codifica ClC-1 fue mal procesado tanto en ratones con enfermedad de Huntington como en ratones control cuando eran jóvenes, pero a medida que crecían, solo animales sanos fueron capaces de comenzar correctamente procesando el ARN para producir ClC-1 funcional. Así, incluso antes de que sus síntomas motores comenzaron a aparecer, la función de ClC-1 se redujo en el músculo esquelético de los ratones con enfermedad de Huntington en comparación con los animales de control sanos.

Esto sugiere que la maduración del músculo podría ser interrumpida en ratones con enfermedad de Huntington. Voss y sus colegas encontraron que los ratones con enfermedad de Huntington expresaron una forma de la miosina de la proteína motora muscular que usualmente sólo se produce en el músculo del ratón recién nacido. Además, identificaron defectos similares en la maduración muscular en una cepa diferente de ratones con enfermedad de Huntington de inicio adulto.

Estos resultados apoyan la idea de que la enfermedad de Huntington es una miopatía, así como una enfermedad neurodegenerativa y puede proporcionar una nueva oportunidad para mejorar el cuidado del paciente mediante la orientación del tejido muscular esquelético. Además, los investigadores y los médicos pueden ser capaces de utilizar los defectos del músculo esquelético como biomarcadores para seguir el progreso de la enfermedad de Huntington, una tarea mucho más fácil que examinar el tejido cerebral de los pacientes.

Referencias:
Miranda et al. 2016. Progressive Cl− channel defects reveal disrupted skeletal muscle maturation in R6/2 Huntington’s mice. 
Imagen principal:

fernandovicentevanitas.blogspot.com Visitar

No Hay Más Artículos