caminar salud

Caminar: ¡una actividad imprescindible para mantener la salud!


Caminar es una actividad deportiva cuya sencillez la hace accesible al mayor número de personas posible. Solo está contraindicado en casos raros, por lo que constituye una actividad esencial para el mantenimiento de la salud. Sus beneficios son sorprendentemente numerosos.

Alcance su peso saludable caminando

Caminar regularmente ayuda a mantener un peso estable. ¿Cómo es posible ? Los kilos de más que perderá al caminar serán principalmente los que se encuentran alrededor del cinturón abdominal . Esto se explica en primer lugar por el hecho de que cualquier esfuerzo físico, sea el que sea, lleva al consumo de energía. El cuerpo utilizará primero la energía disponible de inmediato, pero, después de un cierto período de esfuerzo, buscará la energía almacenada en las reservas de lípidos y carbohidratos.

El ejercicio corto e intenso promueve la utilización de carbohidratos, mientras que el ejercicio suave y prolongado promueve la utilización de grasas. Caminar entra en la segunda categoría: significa que caminar es una actividad para quemar grasa. En comparación, correr pertenece a la primera categoría de esfuerzo. Para tener una idea de cuánta energía consume durante una caminata, cuente alrededor de 100 kcal por cada 500 metros que camine.

La práctica de caminar también induce un descenso de la presión arterial y de los niveles de colesterol malo, así como una reducción de los niveles de glucosa. Por esta razón, al caminar, reduce el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en más de un 50%.

Caminar también es bueno para la salud del cerebro

Caminar regularmente estimula el hipocampo. Esta estructura pertenece al sistema límbico y juega un papel central en la memoria y la navegación espacial. También desarrolla su capacidad de concentración.

Al igual que con cualquier esfuerzo físico, las endorfinas y la serotonina se liberan en el cuerpo al caminar. Estas hormonas ayudan a combatir los cambios de humor y hacen que se sienta mejor después de caminar.

Si el lugar para caminar es la naturaleza, combinas los efectos beneficiosos de caminar y los de una atmósfera cargada de fitoncidas, moléculas segregadas por árboles y bosques. Su presión arterial desciende. Tus emociones se regulan mejor. Después de un cierto tiempo de práctica, es su nivel de estrés general el que disminuye y los riesgos de depresión también disminuyen.

¿Cómo caminar de forma beneficiosa?

Cualquier cantidad de caminata es buena para el cuerpo: la salud es lo primero y más importante cuando se moviliza el cuerpo.

Por supuesto, es necesario un cierto número de kilómetros y una mínima intensidad para sacar el máximo provecho de esta actividad física. Este mínimo consiste en caminar 30 minutos durante los cuales debes mantener un ritmo moderado, y esto cinco días a la semana . Otro punto de referencia que se suele proponer es el de los 15.000 pasos al día. Si es difícil contar la cantidad de pasos que puede dar todos los días, se basa en la idea de que debe usar las piernas siempre que sea posible.

Para una caminata clásica, sin especial esfuerzo, la velocidad media alcanzada es de 3 km / h. No basta con atacar la grasa abdominal. Para potenciar este fenómeno, es necesario acelerar el ritmo para alcanzar una velocidad entre 5 y 8 km / h, según tus posibilidades.

No es fácil valorar su velocidad en el momento, y el cálculo generalmente se hace a posteriori : sabes con más o menos precisión la distancia que has recorrido, la hora a la que te fuiste y a la que has llegado. De este modo, podrá evaluar su ritmo medio e intentar aumentarlo gradualmente si lo desea.

Recuerda que el tipo de terreno por el que caminas puede variar tu velocidad: no caminas tan rápido en piedras, arena o nieve, como en asfalto. Deberás llevar una mochila con la que llevarás tu botella de agua. Es fundamental hidratarse tanto como sea necesario. Si es menos probable que sienta sed, oblíguese a beber al menos una vez en medio de su caminata.

Caminar será tanto más rentable cuanto más se sientan los esfuerzos musculares. El ritmo correcto es aquel en el que puede tener una conversación sin quedarse sin aliento. Si camina acompañado, es posible que deba hacer concesiones para adaptar su ritmo al de su pareja. En general, la velocidad de un grupo depende de la velocidad de la persona más lenta. Y cuantas más personas haya en el grupo, más frecuentes serán los descansos y más lenta será la velocidad al caminar.

Si la organización de tu vida lo permite, es más rentable dividir tus esfuerzos y asentarte con regularidad. Caminar una hora al día es más beneficioso que caminar dos horas dos veces por semana.

Tan simple como es caminar, sigue siendo una actividad física que requiere que el cuerpo gane fuerza gradualmente. Debes comenzar con un calentamiento que consiste simplemente en caminar de 10 a 15 minutos a un ritmo normal. Luego puede acelerar, una vez que el cuerpo esté caliente.
Estás intentando alcanzar los 30 minutos de actividad. Si siente que su cuerpo ya está bajo tensión durante este período, tómese un tiempo para adaptarse a la práctica. Sólo cuando te parezca más fácil podrás alargar la duración de tus paseos. También puedes jugar con otros factores como la diferencia de altura, es decir el porcentaje del desnivel al que te enfrentas. En este caso, su marcha se ralentiza necesariamente y el corazón se esfuerza más. Tenga cuidado y ajuste su forma de andar con sensatez.

Puede haber ocasiones en las que no tenga la motivación para salir y caminar. ¡Sepa que la práctica regular de caminar lo coloca en un círculo virtuoso cuya implementación conduce ni más ni menos que a un aumento en la esperanza de vida!

Caminata consciente

Caminar en plena conciencia te permite salir del círculo de cavilaciones y te lleva a encontrar la calma mental, la estabilidad de las emociones y la claridad del análisis. Abre una experiencia diferente a la caminata rápida, pero es igualmente beneficioso para la salud.

La caminata consciente es una forma de meditación que se puede realizar en cualquier lugar. En lugar de hablar con un compañero o pensar en otra cosa mientras camina, se trata de estar completamente presente para sí mismo y para la experiencia de caminar. Intenta prestar atención a esta actividad tan ordinaria que generalmente se realiza de forma automática. El caminar consciente te invita a reconectarte con el cuerpo y a hacer un balance de toda esta increíble mecánica que se produce al caminar: equilibrio y desequilibrio, apoyos y oscilaciones.

El caminar consciente es una forma de redescubrir la lentitud, el silencio y la disponibilidad de uno mismo. Porque no se trata de ir a alguna parte, de alcanzar un objetivo concreto, sino simplemente de sumergirse en el entorno en el que se camina. Esto puede llevarnos a alimentar a su vez nuestra curiosidad, nuestra humildad, nuestra capacidad de asombro. Con la práctica, habitamos nuestro caminar, sea cual sea el ritmo, sea cual sea el entorno para asentarnos en la experiencia del ser.