Alcohol y personas mayores

Alrededor del 10% de las personas mayores son bebedoras compulsivas, según un estudio publicado en el Journal of the American Geriatrics Society.

El consumo excesivo de alcohol se considera cinco o más bebidas en la misma ocasión para hombres y cuatro o más bebidas para mujeres. Esta condición implica un alto riesgo para las personas mayores debido a factores relacionados con la edad, como la probabilidad de tener una afección de salud y un mayor riesgo de caídas.

Los investigadores dicen que ingerir alcohol al beber en exceso puede exacerbar otras afecciones de salud, interactuar con medicamentos y dificultar que los pacientes y profesionales sanitarios controlen afecciones preexistentes.

Consumo de alcohol en aumento

Los investigadores también notaron que el consumo excesivo de alcohol parece estar en aumento entre las personas mayores. Durante el período de diez años antes de que se recopilaran los datos para el estudio actual, el consumo excesivo de alcohol fue de entre 7.7% y 9% en el grupo de más de 65 años.

Una evaluación de los factores de salud en los bebedores compulsivos mostró que eran menos propensos a tener la mayoría de las enfermedades crónicas en comparación con las personas que bebían alcohol pero no lo hacían compulsivamente. Las enfermedades más comunes entre los bebedores compulsivos fueron la presión arterial alta, las enfermedades cardiovasculares y la diabetes.

La razón de esto, según los investigadores, podría ser que las personas tienden a detener o disminuir el consumo de alcohol cuando desarrollan una enfermedad o una afección de salud relacionada con el alcohol. Además, los bebedores compulsivos tenían más probabilidades de visitar las urgencias hospitalarias.

Esta investigación también señala la importancia de la educación, la detección y las intervenciones para ayudar a prevenir problemas de salud y lesiones relacionados con el alcohol.

No Hay Más Artículos