Las vacaciones de Navidad no son el único momento para preocuparnos por la salud y las necesidades de los familiares de mayor edad. Sin embargo, la casuística nos dice que es uno de los mejores tiempos para agudizar los sentidos y pasar el check-in del abuelo entre turrones y zambombas.

Ser consciente de los primeros signos y síntomas de la demencia es particularmente importante en estas fechas navideñas, ya que las familias se reúnen después de varios meses y, perciben diferencias en el comportamiento y la memoria de los familiares.

Aprovecha para tratar de observar tranquilamente el comportamiento de tu familiar. Limpieza, higiene, toma de la medicación, habilidades de conducción, sus hábitos alimenticios, la cesta de la compra y su facilidad de movilidad pueden darte más información de la que crees. Los síntomas de la demencia que todos podemos detectar en Navidad incluyen:

  • Pérdida de memoria, tales como recordar eventos pasados más fácilmente que los recientes.
  • Dificultad para pensar o razonar, o esforzarse demasiado para seguir conversaciones o programas de televisión.
  • Estar ansioso, deprimido o enfadado por la pérdida de memoria, o tener la sensación de confusión, incluso en los entornos más familiares.

La observación y la atención a los problemas son tu primer punto de acción. Aunque es difícil de evitar, intenta no diagnosticar la situación y ayúdale a encontrar una solución en lugar de decirle lo que debe hacer.

Todos sabemos que resulta difícil hablar con los familiares de edad avanzada sobre ciertos temas, pero a continuación vemos algunos consejos que te ayudarán a guiar la delicada conversación:

Prepara la Conversación

Antes de hablar con tu familiar mayor, recoge y ordena tus pensamientos:

  • Prepárate.
  • Piensa en la conversación.
  • Escribe una carta a ti mismo o a tu familiar.
  • Haz una lista de preguntas para la ocasión.
  • Piensa en un momento adecuado
  • Comparte con él tus preocupaciones emocionales y sentimientos.
  • Asegúrale que no quieres hacerte cargo de sus asuntos, ni decidir por él.

Hazle saber que te preocupa su forma de conducir, su seguridad.  O sus malos hábitos alimenticios, y quieres ofrecerle una opción alternativa.

(Antes de tener una conversación, debes saber que discreparéis en algunas cosas. Eso está bien)

Qué Debes Recordar

  • Sé paciente.
  • No controles la conversación.
  • No juzgues.
  • En esta vida, nada está escrito en piedra.
  • Cada intento es valioso.
  • No abordes todas las cuestiones a la vez.

Por qué es Importante Tener las Conversaciones

Nuestros familiares mayores tienen miedo de ser una carga. Es su peor pesadilla.

Cuando hablamos de las cosas que hacen que nuestros familiares mayores se sientan incómodos y asustados, temen ser obligados a abandonar la casa que aman, su hogar… Debes hacerle saber que con servicios como la atención en el domicilio puede descartar el mudarse a un centro residencial.

Obtén más Detalles para Iniciar la Conversación

  • Conoce tus opciones: Aprende acerca de los diferentes tipos de cuidado de personas mayores, tanto dentro como fuera del domicilio. Trata de conocer qué está disponible cerca del entorno habitual de tu familiar, en su pueblo o ciudad.
  • Haz conexiones: Si vives cerca del lugar donde tu familiar puede encontrar una residencia, visítalas. Haz un listado e intenta conocerlas para encontrar aquella que permita a tu familiar mantener su estilo de vida. Puedes seguir estos consejos. Una vez tengas un par de opciones, realiza una visita con tu familiar, o programa una evaluación de atención domiciliaria, ¡su opinión es muy importante!
  • El boca a boca: Recuerda que los consejos de las referencias sociales son los mejores. Pregunta a tus amigos y conocidos por ellas. Pide consejo al médico de cabecera de tu familiar, será una ayuda muy útil. ¡El boca a boca es una mina de oro para las recomendaciones!

A pesar de lo complicado de tomar la iniciativa, estos momentos permiten la participación de toda la familia en la búsqueda de soluciones para que la persona mayor se sienta arropada en un intento de maximizar su calidad de vida.

 

No Hay Más Artículos