Los memes en la gerontología

México es considerado un país que desarrolla y crea un sinfín de memes, los hay para toda ocasión y para todo rubro.

La política de “burlarse y suavizar” todo aquello que es políticamente incorrecto y que a toda costa desde una óptica meramente profesional muy poco abona al esfuerzo de erradicar estereotipos que traen consigo una carga edadista y vulgar. Un tema tan complejo que incomoda a propios y extraños porque como sociedad aun no permea la idea de defender las causas y los derechos de las personas por el simple hecho de serlo. Las estrategias de algunas páginas, principalmente en redes sociales ha sido una mina de oro fácilmente explotable para llamar la atención y viralizar sus contenidos y así adquirir seguidores de una manera fácil.

Pero ¿Qué hay detrás de ello y como esto perjudica al avance serio y real de los movimientos de gerontología? Latinoamérica es un continente que como bien sabemos comienza a incursionar en temas de envejecimiento:

“Hay mucho por hacer y pocas manos dispuestas a llevarlo a cabo”

Temas relevantes que deberían tomarse en cuenta para generar debates abiertos y diálogos de construcción se ven constantemente opacados por las intervenciones de este fenómeno que con el paso del tiempo ha tomado mayor fuerza y ha permeado de manera directa pero sutil.

Es una derrota contundente, tan solo al momento de que estas líneas son escritas, un meme genera 58 reacciones y es 24 veces compartido, en contraste un articulo con un tema relevante y fecha similar tan solo llega a un alcance de 18 reacciones y tan solo ha sido 9 veces compartido. Hablar de eufemismo en gerontología es evocar directamente al Gerontoactivismo y darnos cuenta de lo mucho que hace falta por cambiar en el terreno profesional.

“Uso Tinder para encontrar amores jóvenes”, Hattie Retroage

Encarar a las paginas que suben dicho contenido es encontrar una respuesta ambigua como “es solo una broma” o “no te lo tomes tan enserio”, y a propósito de ello, no es tomarlo tan enserio, es actuar en consecuencia y hacer un llamado a las y los gerontólogos a que eviten comportamientos que “suavicen” el abordaje del envejecimiento, llamar a las personas mayores con términos como:

-Mis pacientes o mis pacientitos (cabe aclarar que no son tuyos ni una propiedad)

-Sugar Daddy o Sugar Mommy

Usar estos términos es demostrar que aun precisas de mayor conocimiento del área y de comprender que uno de los principios mas importantes como profesional en gerontología es el de DIGNIFICAR nuestra profesión y ERRADICAR cualquier tipo de comportamiento que signifique transgredir a las personas mayores.

Si estas interesado en ahondar mas en temas sobre: Gerontoactivismo, Edadismos y Derechos de las Personas Mayores te invitamos a adquirir el libro “El microedadismo: lo vamos a jubilar”, también podrás encontrar información importante en el canal de “Vejez Creativa” con Nuestra gran amiga de QMayor, Patricia Kelly, o bien puedes ponerte en contacto con un servidor para llevar pláticas y talleres a tu estado mediante el correo e.angerontologia@gmail.com

Desde este breve espacio te invito a que hagamos:

#MenosMemesMasActivismo

Erick Angeles Preciado
Gerontólogo y Gerontoactivista
Creador de SEGEIN (Servicios Gerontológicos Integrales)
Corresponsal de QMayor en México

 

No Hay Más Artículos