“La justicia es un juego en el que se cambia de sitio y de mano” 

El rey Lear, Shakespeare

Alcanzar la vejez es un privilegio, signo y testimonio de cuidado, distinción, respeto, amor propio, cautela responsabilidad, llegar a viejo es una expresión positiva de la vida.

Un lustro atrás 193 países se unieron para aprobar la Agenda 2030 y sus 17 objetivos de desarrollo sostenible. Reunidos redactan y aprueban una guía de referencia que establece una visión transformadora que apuntala el concepto de “sostenibilidad en todos los sentidos”. Los próximos diez años tendremos un reto doble:  sostenibilidad y envejecimiento saludable. La población global envejece y eso, no es novedad. Lo que puede ser novedad para algunos es la noticia que aún sin saber como terminará el evento del coronavirus, hay quienes opinaron en 2015 y siguen opinando hoy que la epidemia del siglo XXI será sin lugar a duda la demencia. Si nos ceñimos a definición estricta de epidemia como: “Enfermedad que se extiende” no cabe la menor duda. Un cálculo en 2011 a nivel mundial arrojó la cifra de 35,600,000 personas viviendo con demencia en el planeta, en efecto 35 millones y medio, estudios epidemiológicos estiman que la cifra se duplique cada 20 años, no olvidemos el dato que del 2% al 10% de los casos inician antes de los 65 años. Desde luego es posible vivir con demencia por más de 20 años.

Empecemos por puntualizar que la demencia no es consecuencia normal de envejecimiento, la demencia es una enfermedad, existen más de 60 tipos de la misma, es una de las principales causas de discapacidad y dependencia; desgraciadamente prevalece en la sociedad una falta de conciencia y comprensión. Reconocerla, abordarla, atenderla nos ayudará a ralentizarla y en la medida de lo posible prevenir y palear los daños. Reducir las prácticas discriminatorias con campañas de información y educación, crear conciencia y dedicar parte de nuestro trabajo y experiencia profesional a su atención, logrará que disminuya la estigmatización y el aislamiento.

Promover espacios, comunidades incluso ciudades amigables con la demencia a nivel mundial logrará que trabajemos en conjunto. Todos podemos hacer algo desde nuestra trinchera, hay tarea para todos. Todas las profesiones y todos los oficios pueden aportar algo para esta tarea, diseño, actuaría, medicina, leyes, nutrición, ingeniería, arquitectura, diseño de interiores, química, ciencias de la educación, filosofía, psicología, salud física, fisioterapia, enfermería, turismo, por nombrar solamente algunas. La iniciativa mundial Dementia Friends es una invitación formal.

Probablemente para algunos su contacto con la demencia se reduce a la literatura con Don Alonso Quijano, el rey Lear o Dorian Grey, muchos autores en sus intentos por recrear la demencia nos han permitido mirar solamente un punto de vista, es momento de enfrentar los 360°

Levante la mano quien está dispuesto a cooperar, levante la mano quien imagina que puede apoyar, levante la mano quien pueda asegurar que nunca va a padecer demencia.

El trabajo que hagamos hoy puede servirnos a nosotros mismos mañana.

Marcela Vázquez-Mellado Cervantes. Aging & dementia mentor

La Dra. Estapé nos habla sobre el cáncer en las personas mayores

No Hay Más Artículos