Edadismo en las grandes empresas

Dos ex ejecutivos de *WeWork demandaron a la empresa, alegando discriminación por edad y género, según Bloomberg y el Wall Street Journal. En la demanda por discriminación por edad, Richard Markel, un ex vicepresidente de la compañía de 62 años, dice que fue discriminado por su edad poco después de comenzar a trabajar para la compañía un año antes.

Markel comenzó a trabajar para WeWork en 2018 después de que la empresa adquirió parte de una empresa de construcción para la que trabajaba. Después de ser contratado, WeWork le pidió a Markel que se mudara de Nueva York a San Francisco, pero poco después de su llegada, Markel afirma que WeWork contrató a alguien 20 años más joven que él con el mismo título y Markel descubrió que pronto dejó recibir convocatorias a las reuniones de la compañía. Como informa Bloomberg:

En septiembre, según la demanda, WeWork contrató a alguien con el mismo título que Markel, que era unos 20 años más joven que él sin explicar por qué. Para enero, los sistemas internos mostraban que Markel informaba al nuevo trabajador y ya no lo invitaban a las reuniones. Le dijo a recursos humanos en febrero que pensaba que estaba siendo discriminado por su edad. Le dijeron que su puesto se eliminaría en abril, menos de un mes antes de que hubiera comenzado a recibir opciones sobre acciones bajo un cronograma de adjudicación.

La cosa no solo queda aquí. También existe una demanda por discriminación de género por parte de Lisa Bridges, una ex ejecutiva de WeWork que supervisó la compensación y los beneficios. Su demanda alega que enfrentó represalias después de reportar evidencia que encontró que sugería discriminación salarial de género en la empresa. En solo un ejemplo de discriminación salarial de género, Bridges dijo que descubrió que una mujer que trabajaba en el mismo trabajo que un hombre en las oficinas de WeWork en el Reino Unido ganaba un salario de $ 85,000, mientras que el hombre en el mismo trabajo ganaba un salario de $ 123,000.

Después de informar este y otros ejemplos de discriminación de género, la demanda alega que la actual copresidenta de WeWork, Jennifer Berrent, dijo a Bridges que la razón de la brecha salarial era que «los hombres corren riesgos y las mujeres no». Poco después de informar sus hallazgos a WeWork, Bridges alega que fue excluida de las reuniones de la compañía y finalmente se la despidió por violar la política de confidencialidad de la compañía.

WeWork ha calificado la demanda de Bridges sin mérito. Ambos casos continúan.

*WeWork es una empresa inmobiliaria estadounidense que proporciona espacios de trabajo compartidos para empresas emergentes del sector tecnológico y servicios para otras empresas. Fundada en 2010 por el israelí Adam Neumann y el estadounidense Miguel McKelvey, tiene su sede en la ciudad de Nueva York.​

Imagen principal: WeWork, Midtown Manhattan, NYC.

No Hay Más Artículos