nlDynGuGW58

El uso de muñecos como método de intervención es relativamente nuevo en demencias. Un estudio publicado en Journal of Psychosocial Nursing and Mental Health Services avala los beneficios de su aplicación en personas con demencia. Sin embargo, muchos se preguntan dónde han quedado las fronteras de la Ética ante este vulnerable colectivo.  

La terapia con muñecos es una terapia no farmacológica utilizada en personas que padecen demencia en fases avanzadas, los beneficios que se observan son los siguientes:

Introducen un propósito de vida en el día a día de las personas afectadas con demencia ya que en esos momentos se convierten en cuidadores, lo que los hace salir de un mundo dónde son ellos siempre los que reciben los cuidados.

Refuerzan al usuario su capacidad de mostrar y dar afecto.

Pueden reducir estados de agitación.

Ayudan a despertar instintos maternales. Aunque los muñecos son utilizados más por mujeres funcionan también con hombres

Ayudan a potenciar la capacidad de expresión emocional residual en fases avanzadas de la enfermedad. Es sorprendente ver las expresiones y miradas que se producen durante la interacción con el muñeco.

Consuelan y ofrecen confort en el final de sus vidas.

Pueden potenciar capacidades residuales del habla ya que en la mente de la persona con demencia, el muñeco puede llegar a convertirse en un ser vivo al que dar afecto y cuidado.

Te lo contamos en este vídeo.

La utilización de muñecos/as en los entornos de atención de demencia es reciente.
Se ha investigado la ética y el impacto de la utilización de muñecos de forma sistemática por Departamento de Conducta Desafiante en el Newcastle General Hospital (Mackenzie et al.2006a ; 2006b; James et al.2005). Las inevestigaciones han implicado la introducción de muñecos/as en residencias del noroeste de Inglaterra.

Los resultados de las investigaciones han sido favorables tanto para los residentes como para el personal de atención :

La vida de los residentes mejoró.

Se observó mejoras de interacción de los residentes con el personal y entre los residentes.

Aumentó el nivel de actividad.

Aumentaron las emociones de felicidad y alegría.

Pero a pesar de los resultados positivos hubo algunos inconvenientes:

Discusiones de los residentes por la propiedad del muñeco/a.

Residentes que trataron de alimentar a sus muñecos.

Las pérdidas del muñeco/a produjeron angustia en los residentes.

Algunos trabajadores y familiares consideraron que el muñeco infantilizaba a los ancianos.

Se concluyó que los inconvenientes deben ser abordados con psicoeducación antes de la introducción de los muñecos:

Ofreciendo información sobre los beneficios psicológicos.

Enseñando estrategias de comportamiento y también ambientales para minimizar los problemas.

Enseñando técnicas de apaciguamiento para el surgimiento de problemas.

Los resultados del estudio apoyaron la hipótesis de que después de la introducción de los muñecos/as,

Los usuarios mostraron un aumento en comportamientos positivos y una disminución en comportamientos negativos así como en incidentes de agresión en comparación a antes de la introducción de la terapia.