Un comité de expertos mundiales en el envejecimiento convocado en la Universidad de Saint Louis recomienda, que todas las personas mayores de 70 años deben someter su memoria y capacidad de razonamiento a una evaluación anual por un médico o profesional de la salud. Esta es la primera vez que se recomiendan exámenes de salud cerebral rutinarios para los pacientes, a partir de los 70 años presentan problemas cognitivos que también deben ser examinados para prevenir la fragilidad física, y viceversa, se sugiere el comité.

Publicado en la edición de septiembre de JAMDA, la recomendación para la salud del cerebro viene a la luz de numerosos estudios, incluidos los de la revista The Lancet y New England Journal of Medicine, que sugieren que el 30 por ciento de los mayores de 70 años tienen problemas de memoria. Aproximadamente el 16 por ciento de este grupo tiene deterioro cognitivo leve, mientras que 14 por ciento tiene demencia, que incluye la enfermedad de Alzheimer.

“Este es un paso importante hacia la mejora de la salud del cerebro para el envejecimiento de las poblaciones en todo el mundo”, dijo John Morley, MD, director de medicina geriátrica en la Universidad de Saint Louis y autor principal del artículo. “La capacidad de aprender, resolver problemas y recordar resultan claves para la salud y el envejecimiento exitoso”.

Algunas causas de trastorno cognitivo temprano, se pueden invertir y tratar cuando se detectan a tiempo. Estas incluyen la depresión, el hipotiroidismo, la apnea del sueño, problemas con la vista y el oído, y los tratamientos de múltiples condiciones de salud con medicamentos. “En realidad se pueden solucionar algunos de estos problemas, lo cual es una razón por la que es fundamental identificar un problema y tratar de encontrar una causa”, dijo Morley.

La progresión del deterioro cognitivo en ocasiones puede ser frenada por una serie de cambios de estilo de vida, según los expertos.

El comité aprobó una dieta de tipo mediterráneo – llena de frutas y verduras, pescado dos veces a la semana, aceite de oliva, frutos secos, legumbres y granos enteros – para los pacientes que tienen problemas cognitivos tempranos. Además, dado que los estudios basados en la población muestran cómo la salud del cerebro, así como el bienestar físico están conectados con el ejercicio, alentaron el ejercicio físico que puede incluir el entrenamiento de resistencia y Tai Chi. También señalaron que los estudios basados en la población muestran que aquellos que bailan, se dedican a la actividad intelectual y tocan un instrumento musical tienen menos deterioro mental que los que no persigue estas actividades. Incluso los videojuegos pueden mejorar el razonamiento, la memoria, el tiempo de reacción y la atención en los adultos mayores.

Los médicos necesitan saber si sus pacientes no están recordando o pensando con claridad, ya que podría no ser capaces de seguir las órdenes de los médicos en casos como la diabetes o enfermedades del corazón.

“La información es poder”

“Nuestras recomendaciones van a dar forma a la práctica clínica”, dijo Morley. “Los médicos tienen hambre de esta información para ayudar a sus pacientes, y si el mensaje se difunde, los pacientes solicitarán las evaluaciones.”