Nos encantan las historias y sobre todo, la verdad que ilumina las vidas de sus protagonistas. Comenzamos con una serie de personas Mayores que nos inspiran y de las que nuestra redacción se siente dichosa de haber conocido. La vida requiere coraje y en la mayoría de las ocasiones nos despedimos con sentimientos de culpa, dolor físico y angustia. Ahora abordaremos el tema de la muerte. Es necesario.

A partir de una experiencia personal, la reconocida periodista Ellen Goodman, fundó The Conversation Project.

“De repente había pasado de cuidar de mi hija a hacerlo de mi madre. Sus últimos años padeció un grado severo de Demencia y a pesar de que siempre habíamos hablado de todo,  nunca le pregunté como le hubiese gustado a ella VIVIR su final”. Este testimonio tan real como crudo le puso en alerta y decidió cambiar el modo en el que vivimos y nos despedimos.

Si en poco tiempo hemos conseguido alargar la vida en 30 años, ahora es el momento de “ensancharla” y dotarla de calidez al final de la Vida.

Los datos son estremecedores. Aquí van algunos:

Mientras el 90 % de la población estadounidense considera esencial abordar esta conversación; sin embargo, sólo el 30 % manifiesta que la ha tenido.

El 60% de las personas consideran “extremadamente importante” asegurarse de que sus allegados no tengan que cargar con la responsabilidad de tomar decisiones vitales sobre ellos y sin embargo el 56% no han comunicado nunca a nadie sus deseos sobre la etapa final de su vida. 

El 70% de la gente dice que preferiría morirse en casa y desgraciadamente el 70% fallece en hospitales o residencias. 

El 80% de las personas manifiestan que en caso de padecer una enfermedad grave les gustaría tener con su médico una conversación sobre los cuidados del final de la vida pero sólo el 7% han hablado con su médico sobre los cuidados relacionados con el final de la vida.

Siempre pensamos que es demasiado pronto hasta que es demasiado tarde. Ahora, por qué no, es el momento. Necesitamos aminorar la marcha y sentarnos con las personas que nos importan y hablar de lo que importa. De lo que deseamos pero sobre todo de lo que no queremos al final de nuestra vida. 

The Conversation Project nos ayuda a encarar la muerte con naturalidad y explorar el amor que implica hablar de ella. Porque estas decisiones han de ser expresadas y respetadas.

¿Cómo nos gustaría vivir esos últimos días? ¿Cómo ser cuidados? ¿De quién estar rodeados? ¿Dónde morir? y en el caso de no poder tomar las decisiones por si mismo, ¿quién debería hacerlo? 

Nunca encontramos el momento de enfrentarnos a estas preguntas pero los profesionales nos facilitan las herramientas. Son innumerables los testimonios que corroboran que esta conversación conecta almas y origina relaciones tan íntimas como inexploradas hasta entonces.

Tus seres queridos y nuestros Mayores ya no se irán solos y de esta manera se honraran sus últimos y profundos deseos. 

Hay que ser valiente para afrontar la despedida pero más hacerlo cuando todavía la vemos lejana. Un difícil viaje en el que The Conversation Project te acompaña. 

Porque no sólo importa una buena vida, sino una también una buena muerte. Tenemos una conversación pendiente ¡Hablemos!

Puedes descargar el material en: http://theconversationproject.org Y emocionarte con la historia de Ellen y su madre con este vídeo:

Francisco Olavarría Ramos. 
Director Creativo de Serpentina Senior