Si otras luchas dieron sus resultados, los Mayores nos inspiran para cambiar esa concepción errónea y trato injusto sobre el colectivo más alegre y generoso. Para ello, un buen envejecimiento requiere unas pautas para afrontar con naturalidad. Ahí van algunas.

La discriminación por edad hace referencia a las creencias negativas y profundamente arraigadas sobre las personas mayores. Hoy se nos ha antojado inventar un nuevo término. Todos a favor: Gerascofobia.

Puede ser difícil ver el impacto total de los estereotipos. Las evidencias muestran cómo los estereotipos negativos sobre el envejecimiento pueden llegar a ser auto-estereotipos. Podemos llegar a comportarnos de acuerdo a nuestro estereotipo interiorizado, cumpliendo con nuestras propias profecías del envejecimiento.

Entonces, ¿qué estrategias podemos utilizar para combatir la discriminación por edad, tanto dentro de nosotros mismos y de los demás?

1. Ver la persona y no la edad

Revisar tus propios prejuicios y pregúntate si estás haciendo suposiciones sobre ti mismo o las habilidades de los demás por razones de edad.

2. Interactuar con gente de distintas edades (+/- 20 años que tú) 

Intenta identificar esos prejuicios. Separa estos pensamientos en favor de la apertura y la voluntad de descubrir más sobre la persona.

3. Reta a los estereotipos negativos  

Desafía cualquier tipo de discriminación que puedas encontrar.

4. Comprueba tu lenguaje

¿Utilizas frases como “en mis tiempos” o “cuando estaba en mi mejor momento”? Reformula estas expresiones de manera más positiva (por ejemplo, cuando yo tenía 20 años) en lugar de referirte a ti mismo como una persona peor que cuando eras más joven.

5. Siente orgullo de envejecer

Reconoce la realidad de que la mayoría de los adultos mayores viven bien y de forma independiente. Sólo el 5% de los adultos mayores de 65 años viven en residencias de ancianos u otras formas de vida asistida.

Así, después de haber aprendido algunas estrategias para luchar contra los estereotipos negativos del envejecimiento, nos gustaría que pienses en algunos de tus supuestos.

¿Haces suposiciones basadas en la edad de los demás?

¿Por qué crees que mantienes estas suposiciones?

¡Estaremos encantados de leer tus comentarios!