La depresión y los síntomas depresivos son comunes en la población y aumentan con la edad. Al mismo tiempo, la depresión y los síntomas depresivos se han asociado con la aparición de la enfermedad coronaria y accidente cerebrovascular en adultos, en la mediana edad y en la edad avanzada. 

El equipo del Centro de Investigación Cardiovascular de París, liderado por Renaud Pequignot ha publicado recientemente su trabajo en la Revista de la Sociedad Americana de Geriatría. Según los resultados obtenidos, afirman que la depresión podría aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas e ictus en las personas mayores.

Los investigadores observaron a 7.313 personas (36,6% varones) sin antecedentes de trastornos cardíacos, ictus o demencia al inicio del periodo de estudio. Se examinó a los participantes de nuevo dos, cuatro y siete años más tarde, con una media de seguimiento de 8,4 ± 2,3 años.

Depresión

Gráfico de la evolución del estudio. HLDS, nivel alto de síntomas depresivos; CV = cardiovasculares.

Al principio, aproximadamente el 30% de las mujeres y el 15% de los hombres tenían unos niveles altos de síntomas depresivos. En cada visita de seguimiento, aproximadamente el 40% de quienes presentaban unos niveles elevados de síntomas depresivos se habían recuperado, mientras que un porcentaje similar mostraba unos nuevos síntomas de depresión. Menos del 10% de los participantes estaban tomando antidepresivos.

Los científicos observaron que los sujetos que presentaban unos niveles altos de síntomas depresivos en alguna de las visitas tenían un riesgo más elevado de sufrir enfermedades cardíacas o ictus a lo largo de diez años. Y el riesgo aumentaba con la duración de la depresión: del 15% si los síntomas depresivos eran evidentes sólo en una visita al 75% si eran aparentes en las cuatro visitas de seguimiento.

Los adultos mayores de 65 años o más expuestos más de 10 años a un alto nivel de síntomas depresivos en varias ocasiones tenían un riesgo sustancial de enfermedad coronaria e ictus, incluso después de ajustar por factores de riesgo tradicionales. Estos resultados se suman al cuerpo de evidencia de que la depresión podría ser un factor de riesgo causal para la enfermedad cardiovascular.

Referencias:

[J Am Geriatr Soc 2016]
Péquignot R, Dufouil C, Prugger C, Pérès K, Artero S, Tzourio C, et al.

Imagen:

Vía istockphoto.com de NADOFOTOS