En el marco del Día Internacional de la Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, el Municipio de Pozuelo de Alarcón ha organizado una serie de eventos entre los que destacan la Exposición ‘Microedadismos’, así como un Taller y una Conferencia con el mismo tema, con el sello de innovación de QMayor. Estos últimos fueron impartidos por la Psicóloga Sara Moreno, quien además de colaborar en QMayor forma parte de la Red de Gerontología Aplicada en México, investigadora y formadora en el tema de envejecimiento y tiene una amplia experiencia en trabajo de campo con personas mayores.

El 15 de junio fue la fecha instituida por las Naciones Unidas para hacer conciencia sobre lo que se considera un problema social mundial, y que no solo tiene afectaciones a la salud de las personas mayores, sino que también es un problema de Derechos Humanos.

Las formas de abuso y maltrato son diversas, muchas de ellas se diluyen en el actuar cotidiano y en el lenguaje común. Lo mismo ocurre con la discriminación por edad, que se denomina edadismo, y que parte de una serie de prejuicios y estereotipos hacia las personas por el sólo hecho de tener una edad. 

De acuerdo con las Naciones Unidas una de cada seis personas mayores de 60 años sufrió algún tipo de abuso en su comunidad en el último año.

Pros y contras de la Terapia con Muñecas en la Demencia

La forma más sutil, aunque no por ello menos violenta o discriminatoria, son los microedadismos, a manera de frases y expresiones que suelen encontrarse en los distintos medios y conversaciones entre las propias personas. Frases como “qué joven te ves”, “ya no está para esas cosas”, “a mi edad…” “a la vejez, viruelas”, restan valor al envejecimiento, comparándolo con enfermedad, mostrándolo como evitable e incluso haciéndolo invisible, siendo este último uno de los tipos menos tratados en las investigaciones y en los planes de acción.

Como respuesta a ello, es necesario ser conscientes de la forma en cómo el lenguaje también es discriminatorio, hacer propuestas de comunicación que favorezca el respeto y el trato digno hacia las personas mayores, por el simple hecho de ser personas. 

La ponente destacó la participación de personas mayores en el reconocimiento de su papel activo y productivo en la sociedad. En el caso del personal sociosanitario y administrativo que labora en diversas instancias del Municipio, se mostraron interesados cómo hacer conciencia en la práctica diaria, así como de la necesidad de que todas las residencias y centros que atienden a personas mayores, puedan conocer las diferentes formas de maltrato y discriminación.

Ref. https://www.un.org/es/events/elderabuse/

Las personas mayores son más felices