¿Tienes un amigo que es cuidador de un familiar suyo? O, ¿conoces a alguien cuyo trabajo profesional consiste en cuidar de los demás? Aunque este trabajo se pague o no, abarque la vida entera o solo a tiempo parcial, se cuide a un miembro de la familia o un paciente, hay algunas cosas que mejor es… ¡NO decirlas!

Buenas intenciones
La mayoría de nuestros comentarios tienen el propósito de expresar nuestro agradecimiento y proporcionar estímulo a los cuidadores. Podemos desear reconocer la dificultad del trabajo del cuidador u ofrecer nuestra asistencia a un cuidador familiar.

Queremos decirlo bien, queremos ayudar, y sabemos que el cuidado debe ser un trabajo duro. Por lo tanto, nos esforzamos en la expresión de estas cosas. A veces, sale bien y sólo podemos decir que nuestra meta de ofrecer apoyo se logró.

Otras veces, no tanto.

¿Cómo reciben tus comentarios los cuidadores?
Si eres como yo, leerás la lista a continuación y te reprimirás un par de veces, pensando: “Ya lo he dicho antes. No tenía ni idea de que eso no fuera útil”.

A veces, cómo se perciben nuestros comentarios depende de cómo se siente el cuidador en ese momento en particular. Hay momentos en los que los cuidadores pueden sentirse frustrados, agotados o desalentados, y en esos momentos, puede ser difícil para ellos escuchar tus comentarios bien intencionados, pero perjudiciales, de una manera positiva.

Sin embargo, la mayoría de las veces, cuando tenemos la intención de expresar ánimo a los cuidadores, los cuidadores recibirán nuestros comentarios con gratitud, aunque no estén perfectamente articulados.

Así que, quédate ahí. Como leerás a continuación, casi siempre es mejor decir algo en lugar de no decir nada, en términos de comentarios a los cuidadores. Pero… ¿qué NO debemos decir?

Gracias a algunos cuidadores que han proporcionado algunas de estas ideas, aquí están las 10 principales cosas que no debes decir a los cuidadores:

Wow- ¡Pareces muy cansado!
Umm, gracias. Significado de manera empática, este comentario no es alentador. Si el cuidador estaba teniendo un buen día (y ahora está considerando por qué se ve muy cansado cuando se siente bien) o un día agotador, este comentario generalmente necesita pasar por tu filtro mental y ser descartado.

¡No sé cómo lo haces!
Cómo se suele decir, este comentario marca la diferencia. En el mejor de los casos, simplemente reconoce la vida ocupada y los desafíos del papel del cuidador. Lo que no es útil es cuando se dice como si el trabajo en sí fuera demasiado horrible como para realizarlo sin haberlo elegido.

Tu madre era una persona tan hermosa.
Los pequeños detalles son los que consiguen resultados maravillosos. Por ejemplo, sólo cambiar el “era” por “es”. Hablar en pasado acerca de alguien que está enfermo, pero todavía vivo puede ser perjudicial, como si ya hubieras renunciado de ellos. No caves la tumba de nadie.

Dios no te da más de lo que puedes abarcar.
Otra frase bien intencionada, pero cuando se dice en medio de momentos difíciles y la persona no sabe cuánto tiempo más puede hacerlo, se siente como si realmente es más de lo que puede manejar.

Debes ser una persona muy especial para hacer este trabajo.
Este es otro comentario que se puede decir de diferentes maneras. Por una parte no es tan malo; reconoce que la persona tiene un don especial para cuidar a los demás. Pero a veces se dice de una forma que puede sentirse condescendiente, como diciendo, “No me puedo creer que realmente hayas elegido este trabajo. Debes estar loco o desesperado.”

Obtendrás tu recompensa en el cielo.
Como me dijo un amigo: “En realidad, me gustaría una siesta y estar algún tiempo lejos de todo lo que pasa en la tierra, gracias.” Una mujer que cuida a su hijo con discapacidad dijo que haría cualquier cosa por sus hijos, y que esta frase la hizo sentir menos que eso, como si lo estuviera haciendo por una recompensa celestial.

Llámame si necesitas algo.
Una observación perfectamente genuina, y la mayoría de la gente que lo dice realmente lo dice de verdad. Pero en cierto sentido, casi agrega algo a la lista de “Cosas por hacer”. Es mejor llamar al cuidador con y ofrecerle una ayuda específica. “Puedo quedarme esta tarde en tu casa y mientras puedes ir a la peluquería”.

¿Dónde está tu fe? Estoy seguro de que todo va a ir bien.
Tal vez tú puedes ver una bendición en medio de la tormenta, pero para el cuidador que está inundado por el dolor y la pena de esa tormenta, podría ser simplemente imposible. A veces, un oído que escucha sin las platitudes puede ser un regalo para el cuidador.

¿Que puedo hacer para ayudar?
Ya lo he dicho antes, y lo dije en serio. No estaba seguro de qué hacer para ayudar, tenía un deseo genuino de ayudar, y por eso le pregunté. Sin embargo, a menos que un cuidador esté muy preparado, es posible que no sepa cómo responder a esta pregunta. Como dijo un amigo acerca de este comentario, “es muy difícil pensar en algo en ese momento. Di exactamente cómo puede proporcionar ayuda”.

Nada.
Aquí está el comentario TOP para no decirle a los cuidadores: Nada en absoluto. Silencio sepulcral. Una cuidadora señaló que podía manejar lo que la gente dijera porque sabía que les importaba, aunque no hubiera sido lo más útil para decirle. “Es más difícil entender a las personas que no dicen nada en absoluto. Por favor, anima a las personas a preguntar a sus amigos y familiares, ‘¿Cómo es tu ser querido?'” El silencio no es oro aquí.

¿Qué decir en su lugar?
Prueba con estos comentarios, en su lugar:

  • Os puedo llevar en mi coche al médico.
  • Me gustaría venir y sentarme con tu marido mientras tú sales.
  • ¿Qué día de esta semana quieres que os lleve la cena?
  • Estoy rezando por ti.
  • ¿Cómo está tu ser querido?
  • Aquí tienes un vale por un helado o café.
  • ¿Quieres hablar de ello?
  • ¿Cómo estás realmente?
  • ¿Puedo ayudarte con la ropa?
  • Pensé en ti y me gustaría traerte un detalle. ¿Cuándo puedo pasar por aquí?

Nuria Carcavilla, psicóloga especialista en demencias.

 @NuriaCarcavilla

Ilustración:  Sofia Bonati