Cuando un ser querido está luchando con los síntomas de la enfermedad de Alzheimer o una demencia relacionada, queremos el mejor cuidado posible para ellos. Y, de acuerdo a la investigación, el cuidado de la calidad debe incluir enfoques integrales que contemplen las necesidades del cuerpo, la mente y el espíritu.

Vamos a aplicar este enfoque holístico a las actividades para las personas con demencia. La necesidad de actividades significativas ha sido bien documentada en la investigación, y hay muchas actividades que involucran el cuerpo y la mente.

Si bien existe una fuerte evidencia de que las personas con demencia pueden beneficiarse de las actividades espirituales y tradiciones familiares, hay pocos recursos que describen la mejor manera de hacerlo. No hay una “receta para todos” aquí, ya que las opciones altamente dependerán de los antecedentes de las persona con demencia, pero aquí enumeramos algunas de las actividades basadas en la fe a tener en cuenta.

Música
La música puede ser muy poderosa para todos nosotros, ya sea que tengamos o no demencia. Muchas personas tienen fuertes recuerdos de canciones que cantaban cuando eran más jóvenes, y cuando se trabaja con la demencia, algo familiar es una bendición para la gente. Puedes probar con canciones religiosas o cantos de misa.

La oración y la meditación
Ofrece para pasar tiempo juntos en la oración. Conozco a muchas personas con la enfermedad de Alzheimer que se calman, se concentran y disfrutan con la oración. Esto se puede hacer en un grupo de varias personas o con una sola persona.

En un mundo de confusión, pérdida de memoria o dificultad para encontrar las palabras exactas, la práctica de la oración puede superar algunas de esas pérdidas cognitivas.

Leer pasajes familiares juntos
Muchas religiones tienen un libro sagrado como la Biblia. Tómate el tiempo necesario para leer algunos de esos pasajes juntos.

Recitar versos favoritos u oraciones
Algunas personas con demencia recuerdan ciertos versos y oraciones que han memorizado a lo largo de su vida.

Elige un pasaje que pueda recordar y trata de alentarle a ello como si de un grupo de rezo se tratase. Te puede sorprender su nivel de participación.

Observar tradiciones y rituales

Si en su trayectoria ha participado en eventos religiosos, tales como la comunión, intenta ver si puedes conseguir que en la residencia se celebre de manera regular una misa, donde pueda practicar el rezo en comunidad y tomar la comunión.

Celebrar los Santos
A lo largo del calendario, hay varias celebraciones y eventos sagrados de las diferentes religiones. Si es posible, involucra a tu ser querido para que pueda participar en la conmemoración de esos momentos especiales.

Servicios religiosos
Algunas personas con demencia pueden disfrutar de la rutina familiar de un servicio religioso. Para otros, la estimulación y más aún en grupos grandes podrían provocar ansiedad, así que asegúrate de observar y responder a su reacción.

Objetos religiosos
La experiencia táctil de la celebración de algo significativo en sus manos puede ser de gran alcance. Por ejemplo, la celebración de un collar que tiene un símbolo de fe adjunto o un libro sagrado puede ser significativa para algunas personas.

¿Tienes otras ideas?
Por favor no dudes en contactar con nosotros para compartir tus pensamientos y experiencias sobre este importante debate. Deja un comentario en esta entrada, ¡será un placer leerte!

Referencias bibliográficas:

  1. The Journal of Neuroscience Nursing. 2008;40(2):96-102. Procedural Memory and Emotional Attachment in Alzheimer Disease: Implications for Meaningful and Engaging Activities. http://www.medscape.com/viewarticle/574690_3
  2. Social Care Institute for Excellence. Dementia Gateway: Getting to know the person with dementia. Exploring spiritual needs.