Desde un punto de vista optimista y positivo la sociedad suele hablar con cierta frecuencia de la suma de oportunidades, es decir, de la importancia y relevancia que tiene sumar valores, capacidades y fortalezas.

Pero hoy quiero referirme a todo lo contrario: la suma de conflictos. Manuel tiene 76 años y acaban de diagnosticarle un principio de Alzheimer. Su hijo, José Luis, es una persona con Síndrome de Down y que comparte su vida con él. Viven los dos solos porque María, la madre de José Luis y esposa de Manuel falleció hace hoy diez años. Aún la recuerdan cada día.
La relación de apoyos naturales era mutua, de padre a hijo y viceversa, aunque no estaba exenta de dificultades. Manuel acude diariamente a un Centro de día donde comparte espacios e ilusiones con compañeros y compañeras. Ahora, la relación y la situación se está tornando difícil y angustiosa. Los niveles de autocuidados, de higiene y de alegría merman día tras día.

¿Dónde están los apoyos no naturales? ¿Dónde se esconde el Estado del Bienestar? El envejecimiento y el aumento de la esperanza de vida que ha llenado la vida de años también tiene dobleces. Esa es una realidad palpable en familias donde alguno de sus miembros tiene discapacidad. A eso le llamamos Vejez al cuadrado o la suma de conflictos.

En sus momentos lúcidos, Manuel se preocupa por la situación de José Luis, y éste se preocupa por cómo superará la pérdida de su padre, cuando ésta llegue. Aún no ha superado la ausencia de su madre que era quien más le acompañaba en su día a día.

El Estado no está preparado, la sociedad no lo está tampoco, el barrio ni siquiera se ha dado cuenta y las relaciones vecinales ya no son las de antaño. ¿Y si creáramos un espacio convivencial donde padres e hijos con discapacidad pudieran vivir con todos los apoyos necesarios? Apostamos por los sistemas de apoyo, de acompañamiento, de respeto de autonomía, espacios abiertos donde las personas se sientan como en casa: seguras.
Retomo la idea inicial dándole la vuelta por completo: convirtamos la suma de conflictos en una suma de oportunidades para las personas mayores y las personas con discapacidad.

Alberto Gutiérrez Pozuelo – Director de Samaria Social