¿Te perdiste la primera entrega? ¡Que no cunda el pánico! Puedes leerla aquí: Relatos con alma: la vida del “jubilar”. 

Hoy es el turno de la Asociación Jubilares que, desde la historia de la señora Hortensia, nos hace vivir en primera persona la importancia de los pequeños gestos que llenan de vida a los más mayores. Serpentina Senior es la encargada de que las celebraciones jamás queden en el olvido al pasar de los 60.

¿Qué cuenta la historia?

La señora Hortensia, tan ensimismada estaba en su soledad, únicamente atenuada por aquéllos interminables diálogos con Don José María, que no se percató de nada. Durante esos primeros días de noviembre la actividad en el bar fue frenética, y tanto Rosa como Ernesto, Manuel e incluso la amargada de Sole, extrañamente la sonreían al cruzarse con ella en sus paseos rectilíneos. Hortensia caminaba directa con la mirada puesta en la puerta de la iglesia, o en la de su triste casa, y nada sospechó.

Llegó al fin el día 12, y la señora Hortensia una vez más recordó al despertar la escena, tantas veces repetida, en que ella se hacía la dormida hasta que Vicente al fin le susurraba “feliz cumpleaños” en compañía de un chocolate bien caliente. Luego llegaban los chicos… Y por la tarde Rosa, Ernesto y tantos otros.

Esta vez cumplía 80, y no estaría Vicente, ni llamarían siquiera los chicos desde el extranjero… Tampoco se acordarían ya de felicitarla esos buenos amigos.

De camino a su diaria confesión alguien la silbó desde el bar. Tuvo que hacerlo tres veces. Al fin giró y tras acudir a la llamada no terminaba de comprender. Avanzaba lentamente hacia la puerta del bar. En la ventana un gran letrero dibujado con flores, “HORTENSIA”; dentro Rosa, Ernesto, Manuel… incluso la amargada de Sole, portaban en sus manos una enorme tarta y en su rostro chispas de luz y de emoción: “Felicidades, Hortensia”.

Sigue leyendo después de la imagen

Serpentina Senior Eventos sorpresa para mayores

La hoja del almanaque de aquel 12 de noviembre sirve de marcador dentro de un álbum hasta entonces olvidado y que volvió a llenarse de fotos de color. La página incluye una tarjeta, la de “Serpentina Senior”, agencia de eventos sorpresa para la tercera y cuarta edad, esa creativa y simpática empresa social que ayudó a unas personas mayores a descubrirse de nuevo, a ser más autónomas gracias al soporte que dan sus amigos, a creer que juntas podían emprender nuevos proyectos. Serpentina Senior sembró, con sus posteriores eventos compartidos, impulso a una comunidad que comparte capacidades y felices sorpresas. El pequeño grupo de amigos se hizo cada vez más grande, contagiando su simpatía a personas de cualquier edad.

La reflexión está en tus manos

Esta historia solo tiene principio y presente feliz. No hay final.

Asociación Jubilares