La vida no es una competencia con los demás; es una competencia con nosotros mismos.

Con el paso de los años somos más vulnerables y más dependientes; para contrarrestarlo la clave es no dejar de tener proyectos y realizaciones; no soltar el control de nuestra vida; honrando así a la vida y dejando huella; transformando las perdidas en ganancias; adquiriendo nuevos conocimientos, nuevas experiencias y buscando capacidad de aceptación a las limitaciones que llegan.

La vejez también es vida; nos pone el reto de crear y crecer en todos los aspectos.

Envejecemos más, teniendo miedo a los años. Para los chinos es un honor envejecer.

Saber envejecer es una obra maestra; es no dar importancia a los calendarios que pasan; es poner nuestra atención, no tanto en lo que fue, sino abriéndonos a lo que viene; porque la vida es dinámica y es una constante búsqueda.

Estos, no son tiempos fáciles; estamos desafiados por muchos frentes: el cambio climático, la corrupción, el dinero fácil, la perdida de valores, las tecnologías, la politiquería que solo persiguen sus intereses personales y los medios de comunicación engañosos.

Hay propósitos oscuros en la manipulación del pueblo esto no es solamente en la política, es en todos los campos y es a nivel mundial.

Hay duda, desconfianza, incertidumbre, polarización y expectativa.

Se reclama la aplicación de la justicia sin preferencias y sin impunidad.

Hay muchos miedos infundados; los medios de comunicación y las redes sociales lo reafirman y la población esta muy receptiva. Esto se llama Ingeniería Social; es para esconder la corrupción, la impunidad, la ambición del poder; es el tapen… Tapen.

El miedo es el arma de una conciencia oscura y los politiqueros son los maestros del miedo y se seguirán esforzando para mantenernos ahí; es su objetivo y en este momento ocupa el primer lugar; si lo consiguen, quedamos atrapados y sera negativo para todos, porque retrocedemos en nuestra historia.

Les pregunto: despertamos? o seguimos dormidos es nuestra decisión; es nuestra responsabilidad.

Es necesario mantenernos en nuestros valores; en nuestros principios y criterios; permaneciendo en el pensamiento autónomo y critico.

El proceso del destape sigue. Nada quedará oculto. Quienes guardaban silencio ya no lo hacen.

Las mujeres que no reclamábamos, ahora lo hacemos con valor y en voz alta.

Pero a la vez, estamos viviendo tiempos muy interesantes relacionados con la ciencia y el conocimiento. Hay grandes avances para mejorar la salud, elevar la conciencia y establecer el liderazgo con integridad. Muchos conocimientos que no esperábamos los veremos.

La palabra imposible se tirará por la ventana; las cosas serán posibles por los adelantos de la ciencia. El envejecimiento vendrá mas lento; pues se logra una actitud más positiva y equilibrada ante la vida.

Todo se verá desde un punto de vista diferente porque se caerán viejos paradigmas y viejas creencias y entraremos en la etapa del “desaprender”.

Este es un nuevo comienzo en la historia de la humanidad.

Estas nuevas generaciones que están hoy con nosotros, son mas inteligentes, con una mente mas clara y mas abierta; sanos y más saludables.

Ellos, están optando por valores más constructivos, más sensibles y más humanos con los demás, con los animales y con el planeta.

Saben que en sus manos esta el futuro de su país y van entendiendo que vale la pena luchar por el.

Todo tiene su tiempo; la vida es solo un escalón para subir a la trascendencia.

La muerte no existe; la vida solo se transforma.

Siendo muy pequeño Pablito Pérez, un día le dije: cuando yo me vaya… y él rápidamente me contestó: mejor dicho, cuando te mueras; pero tú no te mueres… solo te pones invisible. Fueron palabras muy sabias y muy reflexivas.

Hoy, quiero decirles: cuando lo físico acabe para mi, deseo dejarle a cada uno, mis sentimientos de gratitud por todo lo recibido. Gracias… Muchas gracias. Que Dios los bendiga. Los quiero mucho.

Maria Luisa Abril


¿Quién es María Luisa? Ella con sus palabras. 

Tengo 92 años. La mayor parte de mi vida la he vivido en Bogotá. Viuda hace 47 años. Tengo 5 hijos, 11 nietos y 2 bisnietas. Con todos una muy buena relación. Vivo sola; muy cerca a mis hijos. Docente. Educación primaria. 7 años de servicio en el Ministerio de Educación y 30 años en Bogotá. Desde hace mucho tiempo practico la Meditación Trascendental, para lograr un mejor nivel de conciencia. Leo mucho, sobre crecimiento personal, medicina natural, alternativa, holística, para mejorar mi calidad de vida y lograr una integración y equilibrio con mi cuerpo físico, mental, emocional y espiritual.

Mis autores preferidos: Deepak Chopra, Anthony de Mello, Eckhart Tolle, y otros.

Resumo lo leído; lo transcribo en libretas manuscritas que comparto.
Siempre he pertenecido a grupos, con la misma búsqueda, los mismos objetivos, para crecer, avanzar, y cada día ser mejor persona y así mejorar mi voluntad de servicio.
Aún pertenezco a dos grupos.
De esos grupos han surgido amistades valiosas, constructivas y duraderas.