Nuestro compañero, Francisco Olavarria Ramos tuvo el honor de compartir sus conocimientos y experiencia en la comunicación durante el III Seminario Internacional de Alzheimer y otras demencias: conocer, entender y intervenir y II Encuentro Viseu 2018. Su ponencia que captó el interés de los asistentes se tituló “La comunicación de la enfermedad. Estigma y responsabilidad” 🇵🇹

Como indicó al inicio, “de España vengo con mucha ilusión pero no traigo buenas noticias aunque sí, algunas propuestas e interrogantes”. A partir de un recorrido por la historia reciente de la comunicación del sector sociosanitario y la prensa, especializada y generalista, agitó al público para cuestionar la información sobre el alzheimer y otras enfermedades neurodegenerativas. 

El estigma y la falta de conciencia también afectan la investigación de la enfermedad de Alzheimer.

“En la actualidad hemos conseguido reunir a cientos de miles de lectores con una misma de entender el mundo. Desde la diversidad, la inclusión y la justicia social”, comentó ante una audiencia nueva sobre Qmayor Magazine, el medio para el que trabaja (como algunos ya saben).

La Tecnología de los Afectos

El estigma y el edadismos fueron algunos de los conceptos protagonistas del discurso, ambos fundamentados en una sociedad que vive con miedo la adversidad, el cambio identitario o la pérdida. Como bien señaló, “el estigma y los estereotipos son un obstáculo importante para el bienestar y la calidad de vida de las personas con demencia y sus familias”, apuntaba nuestro compañero.

Los medios de comunicación especializados tienen una gran responsabilidad a la hora de comunicar y trasmitir la información médica a la sociedad, y los periodistas (como intermediarios y facilitadores) tienen el deber de confirmar, corroborar y medir con responsabilidad el impacto emocional de algunos titulares como: 

  • ¿El alzheimer es contagioso?
  • ¿Es hereditario?
  • ¿La vacuna contra el alzhéimer, cada vez más cerca?

Para cambiar esa visión negativa de la vejez y ofrecer una visión más real de la enfermedad, con la comunicación como la aliada, ofreció una serie de consejos que instó a la audiencia a aplicar en su ámbito de trabajo, desde el uso del lenguaje o el de las imágenes o la selección de las fuentes, entre otras muchas medidas sencillas pero de impacto.

Así mismo, aprovechó la ocasión para presentar el portal de noticias sobre el envejecimiento y sus protagonistas y del que sobra decir que este, Qmayor. El único medio que envejece con orgullo con su audiencia. ¿Verdad que sí?

*En la foto, durante la pre-comunicación junto a don José Carreira, Presidente de Alzheimer Portugal