¡Quién diría hace unos años que en México comenzaría una revolución de pensamiento en cuanto al envejecimiento nos referimos! En sus primeros pasos, el fenómeno de la gerontología se veía como una carrera de poco futuro o donde solo existiría el enfoque de cuidados y asistencialismo caracterizado en su mayoría por estigmas de “cambiar pañales”.

Hoy, México ha levantado la voz, desde sus inicios en la Universidad Estatal del Valle de Ecatepec y la Universidad Mesoamericana de San Agustín en Yucatán, poco a poco se fueron uniendo más universidades. Cada una con su enfoque principal derivado de las necesidades de cada estado. Lo que en un momento determinado se conocía únicamente como especialidad para el área de medicina comenzó a formarse como licenciatura, dando como suerte a profesionales enfocados a tres grandes principios: el viejo, la vejez y el envejecimiento, lo cual no es otra cosa más que definir “la persona, su etapa y su proceso”.

Mi historia con la gerontología no ha sido fácil, pero puedo decir con certeza que eso me ha impulsado a tener aún más pasión hacia lo que hago día con día. Como todas las carreras, cada profesionista es responsable del rumbo que le da a su historia, en mi caso decidí enfocar mis esfuerzos a la gestión, la difusión y la investigación. Por ello, durante la carrera comencé a moldear un proyecto denominado SEGEIN (Servicio Gerontológicos integrales) lo cual me permitió acercarme a algunas escuelas y estancias para ofrecer platicas, de la mano en su momento de otro proyecto perteneciente a una fundación denominado Consultorio Gerontológico GELUZ. Posterior a ello tuve una estancia breve pero satisfactoria en una estancia geriátrica en donde fortalecí mi manera de entablar comunicación con las personas de edad.

Actualmente me desempeño como representante estatal de la Sociedad Mexicana de Gerontólogos (SOMEGER) la cual con orgullo tuvo sus inicios en el estado de Hidalgo en el cual actualmente radico. La misión: crear la red más grande de gerontólogos para entre todos fortalecer nuestra profesión y realizar intercambios de ideas, proyectos e investigaciones a favor de los gerontólogos para que puedan tener herramientas al momento de abordar a los adultos mayores.

No olvides viajar hasta Colombia para maravillarte con JERICÓ…

Las adultas mayores de Colombia a todo color

Si bien la gerontología en México ha creado bastante ruido y ha tenido un auge importante, aún falta mucho por realizar en temas como los son derechos de las personas mayores, fortalecimiento a los programas educativos, especialización por parte de los profesionistas y lo más importante, ganarnos el reconocimiento laboral de nuestra profesión. En comparación a otros países como España, México aún mantiene un rezago importante y el intercambio de ideas nos favorece para lograr un avance continuo y la mejora de lo que hasta el momento hemos caminado.

Es importante para nuestra profesión no caer en asistencialismo y el paternalismo o en el circulo vicioso de conformarnos con solo algunas líneas de acción como lo son los cuidados primarios para las personas mayores. Necesitamos evolucionar y poder, poco a poco incorporarnos a los diferentes campos de acción independientes al tema salud. Uno de los principales temas a abordar es la presencia de gerontólogos en la función pública desde donde podemos incentivar la atención y la mejora en cada municipio, ya sea desde la gestión de espacios para adultos mayores, como la creación de planes, programas y proyectos que puedan ser pertinentes para entrar a concursos de licitación que puedan, en futuro convertirse en proyectos vitalicios para cada uno de los municipios donde exista esa apertura. Del mismo modo, es necesario contribuir a las buenas prácticas y a la no discriminación al momento de dar atención en los diferentes servicios que se ofrecen a nivel gobierno.

Los estigmas ante el envejecimiento violentan directamente los derechos de las personas mayores, analizándolo desde el punto de la arquitectura, hasta la manera acelerada en que vivimos como sociedad y la exclusión ante la toma de decisiones por pensar que ellos desconocen lo que es mejor para la sociedad en la que viven.

México, es un país rico en cultura, en historia y en paisajes, y hoy, es necesario que como país también destaquemos en temas de inclusión, de derechos, pero sobre todo destacar como un país que se une la revolución gerontológica como lo ha realizado el continente europeo. Hoy los gerontólogos nos preparamos cada día más y levantamos la mano en vísperas de lograr nuestro único objetivo. Tratar a los adultos mayores con dignidad, y mejorar la calidad en la atención hacia este grupo de personas. Desde México, el más sincero de los abrazos a la comunidad de gerontólogos que ahora me estarán leyendo.

Un servidor,

Erick Angeles Preciado, apasionado de la gerontología social y deseoso de vivir y disfrutar mucho años.

¿Quieres estar al día? Visita la sección de ACTUALIDAD y entérate de to-do.