24El envejecimiento poblacional instala la necesidad de que los profesionales de todas las disciplinas, sin excepción se replanteen y piensen desde que arista intervendrán en este proceso y en la vejez, y frente a que necesidades del sujeto envejeciente y de las personas mayores van a responder y como lo harán. Para ello no solo deben posicionarse desde el trabajo multidisciplinar, herencia de la división social del trabajo, sino, deben instaurarse desde la apertura y flexibilidad al dialogo con otras disciplinas, sin duda, esta transformación jamás se podría realizar desde un movimiento geriatrizador en la cual su esencia está basada en las relaciones de poder profesional-enfermo, prescriptor-receptor, puesto que dichas posiciones obstaculizan el trabajo interdisciplinar y solo centran su óptica en la patología realizando un reduccionismo a todas las áreas del sujeto, dejando de lado las potencialidades que se pueden abordar. La geriatría como área de trabajo es absolutamente necesaria e imprescindible, al igual que todas las demás áreas que respondan ante el trabajo con el sujeto envejeciente, sin posiciones jerárquicas y totalitarias, otro gran problema asociado al movimiento geriatrizador es asociar el envejecimiento con la enfermedad, sabemos que existe mayor prevalencia a enfermar a mayor edad, pero una prevalencia a una enfermedad puede ser abordada en el curso de la vida bajo un trabajo preventivo, esta prevención no solo debe estar enfocado en la sanitario, sino en las diversas áreas que componen al ser humano.

La necesidad de construir conocimiento y practicas gerontológicas debe nutrirse de un trabajo colaborativo entre pares que sean percibidos como iguales, independientes de las profesiones de origen, toda profesión puede intervenir directa o indirectamente con el envejecimiento. La gerontologización de las profesiones es una opción clara a esta necesidad, este proceso no solo debe ser un mero trabajo de capacitación y de aprender teorías ya escritas, sino que se debe nutrir en base a tres cuestionamientos, ¿Qué posición tengo yo como persona (ante sala a mi rol profesional y laboral) frente al envejecimiento y la vejez?, ¿Cómo aporto desde mi disciplina? Y ¿Cómo me comunico y trabajo con las otras disciplinas y construyo en conjunto a estas?

En la medida que los profesionales respondan estas tres preguntas, podrán avanzar a una real gerontologizacion de su disciplina, no plantearse estas interrogantes puede demostrar una terquedad obstaculizadora de nuevos conocimientos, que simplemente replicara formulas ya aprendidas. La particularidad de cualquier ciencia, para llegar a convertirse en tal, es el el autocuestionamiento y re-construccion constante, sobre todo en disciplinas nuevas que requieren del trabajo interdisciplinar para seguir avanzando como es el caso de la gerontología y el conocimiento gerontológico. Al lector entonces le pregunto ¿En qué posición se encuentra usted?  

Nicolás Andres Cisternas Sandoval. Psicólogo.

  • Magister (c) Psicogerontologia. UMAI, Argentina.
  • Especialista en Psicogerontologia. UMAI, Argentina.
  • Diplomado en Psicología Clínica. Universidad Autónoma de Chile.
  • Diplomado en Psicogerontología Social y Educativa. PUC.
  • Diplomado en Personas mayores y demencia: Abordaje gerontológico. PUC.