En el verano del 2018 realice un viaje que me abriría un panorama totalmente diferente en mi vida, a comparación de lo que en su momento mi joven mente podía intuir. Viaje a los Estados Unidos para desarrollar mis habilidades en emprendimiento e innovación. En aquel entonces aún siendo estudiante (de esos que todos los días quería algo nuevo por aprender) logré tener varias pláticas con personas de todas partes del mundo sobre una disciplina que ni conocía, la Gerontología Social.

Los temas de envejecimiento no son nada nuevos, tienen un gran papel dentro de la historia del ser humano y su evolución, pero además con un desarrollo universal.

La Gerontología es una de esas ciencias sociales que te llevan a lo desconocido con entusiasmo y nervios a la vez.

El sumarte a este camino conlleva responsabilidad, interés, esfuerzo, dedicación y una fuerte confrontación con el propio envejecer de uno. En el plano personal observaba que mi familia y mi entorno envejecía pero sin ser conscientes de ello.

‘Caracol de Conocimiento’

Por un momento creí que el impacto que tendría esta carrera en mi país iba ser poco considerada, aún cuando su enfoque es multidisciplinar con grandes áreas de oportunidades para la colaboración y sobre todo, grandes posibilidades de empleo y emprendimiento social. No sólo se trata de mejorar la calidad de vida de las personas adultas, que ya es mucho e importante.

“Pensar y actuar en clave intergeneracional nos ayudará a atraer el interés de otras disciplinas”

Años más tarde me di cuenta de cómo es que realmente envejecemos, a partir del contexto regional y de cada país, además de incorporar a mi lenguaje conceptos como ‘el buen envejecer’ o el ‘envejecimiento activo y saludable’. Al mismo tiempo te das cuenta en los cambios demográficos, lo que la política poco o nada es capaz de vislumbrar y mucho menos, atender.

Dicho todo lo anterior, tomarlo como un reto a corto plazo para la planeación e intervención desde organizaciones civiles gobierno, colectivos y profesionales, llevándonos a una sociedad para todos entendiendo que son bienvenidas todas las propuestas, condiciones particulares y todas las edades.

México es ya protagonista por su envejecimiento población acelerado. Nosotros, los profesionales de la gerontología somos capaces de acompañar a las personas mayores y sus familias para que esto de la longevidad sea un regalo y no una amenaza.

 


En México hay más de 12 millones de adultos mayores

Entre 1970 y 1990, el porcentaje de adultos mayores pasó de 5.6 a 6.2%; para 2017 es de 10.5%

Tal y como lo menciona la profesora Ashton Applewhite en su libro de A Manifesto Against Ageism: “la resistencia al envejecimiento es una revolución cultural”, porque envejecer es un proceso y la vejez forma parte de la vida.
Prevención, planificación, asesoramiento profesional, participación, mirada holística, promoción de la singularidad de las personas y su autonomía y sin viejismos o edadismos, como dicen en España, viviremos mejor y más años.
¡¡¡TODO PARA ELLOS PERO CON ELLOS!!!

Uriel Alejandro Correa Sedano, Licenciado por la Universidad de Guadalajara del Centro Universitario de Tonalá. México. Pasante en Gerontología

mYmO lanza la campaña #NOCADUCO para luchar contra el edadismo en el trabajo