Cómo hacer retratos: trucos de fotografía

Cuando hablamos de fotografía, por una amplia variedad de razones, nos encanta hacer fotos de personas. La mayoría de las fotos de personas son sinceras y espontáneas. Los retratos en fotografía tratan de mostrar las cualidades físicas o morales de las personas que aparecen en las imágenes.

Aquí puedes encontrar algunos consejos que deberían ayudarte a hacer unos buenos retratos.

La cara

La cara es de primordial importancia en el retrato, y los ojos de la persona son la característica más importante. Siempre muestra ambos ojos a menos que estés buscando un efecto dramático. Fotografía al nivel de los ojos de la persona o desde un poco más arriba. Si tienes una lente de zoom, usa, al menos, una posición de lente de 50-85 mm. Una lente gran angular distorsiona la cara, particularmente la nariz. Si no hay marcas en tu lente, retrocede un poco y amplía la imagen.

Grupos

Al fotografiar a un grupo de personas, la lente de la cámara debe ver la cara completa de todos. No queremos cabezas ocultas a la vista de la cámara. A veces puedes pedir al grupo que se asegure de que vean la lente con ambos ojos. Si el grupo participa en un deporte o una actividad, usa un elemento asociado (balón, sombrero, etc).

Niños

Los retratos de niños presentan un desafío diferente. Lo que se requiere es sobre todo paciencia, exposiciones múltiples y velocidades de obturación rápidas: 1/100 de segundo como mínimo. Es posible que tengas más éxito disparando fotos sinceras que formales. También tendrás que bajar a su nivel. Los niños se sienten más cómodos cuando juegan, así que involúcralos con objetos que disfruten: globos, pompas de jabón. Un niño con un perro es una oportunidad fotográfica natural. Sé siempre quien observa, no quien dirige la escena.

Cómo posar

Los retratos de una sola persona generalmente se pueden mejorar con simples instrucciones de presentación. Sugiere a la persona que se pare o se siente con los hombros hacia atrás, el pecho hacia afuera. Otra pose atractiva es dejar caer el hombro más cercano a la cámara. La persona puede revelar sus manos al cruzar los brazos y asegurarse de que sus dedos estén cerrados. Cuando la persona que posa esté de pie, haz que coloque un pie delante del otro con el peso sobre el pie trasero. Puedes pedir que incline ligeramente la cabeza hacia ambos lados, o que mantenga la cabeza recta.

Vincularse con la persona

Por último, tu fotografía de retrato será mejor si puedes desarrollar un vínculo con la persona que posa. Si ya tienes un vínculo familiar o de amistad con la persona, ¡ya tienes el trabajo hecho! Sino, hay puedes hacerle algunas preguntas informales sobre sus intereses para entablar una conversación agradable y que se relaje para conseguir un posado natural. Ese puede ser el consejo más importante para lograr un buen retrato, conseguir ese brillo en los ojos y un comportamiento relajado porque la expresión lo es todo.

No Hay Más Artículos