El Becario – Robert de Niro

Al terminar nuestros estudios, medios o superiores, la mayoría de nosotros hemos pasado por un proceso de selección para ocupar el puesto de becario en alguna empresa. En ello depositábamos la esperanza de abrirnos camino en el mundo laboral y también, de recibir el aprendizaje práctico de la mano de un adorable mentor.

En líneas generales, la trama la podríamos resumir de esta manera. Jules Ostin (Anne Hathaway) es la joven dueña de un exitoso negocio online dedicado a la moda a la que dentro de un novedoso programa de intercambio generacional y promoción del talento, se le incorpora a formar parte de su equipo a Ben Whittaker (70). Un adorable abuelo ya jubilado, interpretado por Robert de Niro que se convertirá en su becario. 

El Becario (Nancy Meyers, 2015) apenas reflexiona sobre el disparate que significa relegar la veteranía de los Mayores ni muchos menos sobre la conciliación laboral. Básicamente es una historia amable, de sobremesa sobre el valor de la lealtad, la comprensión, la humildad y la solidaridad y por ende, sobre la amistad. Demostrando una vez más que dos personajes con una más que evidente diferencia generacional pueden convertirse en uña y carne

El tabú sobre la edad se hace patente en este punto.

  • Justin (Dpto. de RR.HH.): “¿Dónde te ves dentro de diez años?”
  • Ben (Robert de Niro) “¿A los ochenta años?”
  • Justin “Vale, mejor omitamos esa pregunta”

Paralelamente también aparecen los miedos a envejecer, la soledad y al fracaso (profesional y amoroso).

Existen sociedades donde la llegada a la tercera edad es un anhelo para muchos, pues se adentran en una etapa de veneración y luego están otras como la nuestra que van a parar al rincónel-becario-5 del olvido. Algo así pasa con la gestión del tiempo. Del ocupado al ocioso. Un duelo que no todos superan y al que Ben se enfrenta de manera ineficaz hasta que encuentra el folleto para aplicar su pasantía en la compañía que dirige la que será su mejor amiga y jefa, Jules Ostin.

Por suerte para nosotros, existen opciones para seguir demostrando que la edad es relativa y sobre todo que la experiencia es un grado que suma y que no debemos desperdiciar.

Al igual que el abuelo en la Start-Up, muchos directivos encuentran una oportunidad real en SECOT; y es que dejar de trabajar no quiere decir jubilarse de la Vida.

Para los que no lo conozcáis, SECOT es una asociación sin ánimo de lucro y declarada de utilidad pública en 1995. Sus voluntarios son los Seniors, profesionales cualificados jubilados, prejubilados o en activo que, con espíritu altruista, desean ofrecer su experiencia y conocimientos en gestión empresarial a quienes lo necesitan.

De otros perfiles profesionales tenemos casos por todos conocidos que también nos inspiran. Miguel de la Quadra Salcedo sigue en ruta. Jane Goodall sigue divulgando, Concha Velasco sigue estudiando. Josep Luis Bonet (Pdte. de Freixenet) sigue en la oficina. Charles Aznavour sigue de gira. Félix Azúa sigue impartiendo clases y Vargas llosa enamorando y enamorado. Anónimos son innumerables.

Nuestro becario de la película es un chico para todo que con su años de vivida y experiencia acumulada ilumina de forma memorable a todos los personajes que comparten escena con él. 

En un momento dado Ben nos regala un consejo: “Nunca te equivocarás si haces lo correcto” y por descontado, nosotros añadimos que nunca nos equivocaremos si escuchamos la sabiduría que reside en el colectivo adulto mayor. La experiencia no pasa de moda, ¡aprovechémosla!El Becario

¿Quieres estar al día? Visita la sección de ACTUALIDAD y entérate de to-do.

No Hay Más Artículos