Cuando el Séptimo Arte dedica su mirada a la vejez, lo hace de dos maneras, con películas que tratan temas sociales y de la vida cotidiana o sanitarios, como la jubilación, el síndrome del nido vacío o la demencia temprana, y en otras ocasiones, escoge personajes secundarios, marginales con carácter más o menos autónomo o sujeto a la trama principal, intentando reflejar esa diversidad obvia de un colectivo tan numeroso que no puede soportar más el cliché de abuelo gruñón, vieja loca o anciano tacaño.

Veamos si el cine les hace justicia con estos ejemplos (algunos no tan conocidos). Esperamos tus comentarios porque en esta ocasión sólo les pondremos en el foco, vuestras serán las conclusiones.

#1 Royal Tenenbaum (The Royal Tenenbaums)
¿Cómo un anciano tan malvado, racista, y pésima persona en general puede ser tan querido por los cinéfilos? Principalmente porque Royal (Gene Hackman) hace lo posible para cambiar.

#2 Elise (Insidious)
Muchos de nosotros nos escondemos bajo las sábanas a la primera instancia de pánico, por lo que Elise (Lin Shaye) es una persona más que valorable, dispuesta a enfrentar los demonios a su edad.

#3 Dos viejos gruñones (Grumpy Old Men)
Serán todo lo cascarrabias que quieran, pero eso no quita que John y Max (Jack Lemmon y Walter Matthau) son dos de los ancianos más simpáticos del cine, con todas sus locas aventuras.

#4 Gandalf (El Señor de los Anillos)
Tras su casi minúscula participación en lo que se considera la saga de El Hobbit, Gandalf (Ian McKellen) se calzó las botas y salió a defender a sus amigos con toda la magia posible.

#5 Maude (Harold and Maude)
Maude (Ruth Gordon) vivió una vida de lo más variada y complicada, por lo que esta siente que, de algún modo, necesita un cambio de perspectiva y vive lo que le queda de la manera más genial.

#6 Carl (Up)
Todos sufrimos dificultades, y pocas vidas fueron tan tristes como la del anciano Fredricksen, pero éste todavía quiere vivir su aventura soñada, y ata todos esos globos a su casa por su cuenta.

#7 Walt (Gran Torino)
Clint Eastwood interpretó a muchos ancianos con agallas a lo largo de su carrera, pero ninguno más de cuidado que Walt, quien no teme salir con una escopeta a amenazar maleantes.

En artículos anteriores, os hemos recomendado películas como MI NOMBRE ES DORIS o EL BECARIO, dos muestras de que el género de la vejez interesa y paradójicamente también a Hollywood.

Y si quieres estar al día: Visita la sección de ACTUALIDAD y entérate de to-do.

No Hay Más Artículos