El tratamiento de privación de andrógeno (ADT) conlleva un incremento del riesgo de presentación de enfermedad de Alzheimer subsiguiente en hombres con cáncer de la próstata, según un estudio retrospectivo de casi 17.000 pacientes.

En el estudio de cohortes, durante una mediana de seguimiento de 2,7 años se establecieron 125 diagnósticos nuevos de enfermedad de Alzheimer.

Sin embargo, la frecuencia de enfermedad de Alzheimer fue de casi el doble de alta en los 2397 hombres que habían recibido ADT que en los 14.491 que no la habían recibido

Estos hallazgos respaldan “una relación entre el empleo de ADT en el tratamiento del cáncer de la próstata y un aumento del riesgo de enfermedad de Alzheimer“, pero se necesitan estudios prospectivos para confirmarlo, concluyen los autores, dirigidos por el Dr. Kevin Nead, un oncólogo radioterapeuta de la Universidad de Pensilvania en Filadelfia.

“Hay un número creciente de estudios que indican que el empleo de ADT puede causar cambios cognitivos”, dijo el Dr. Nead, añadiendo que “algunos de estos cambios se superponen a las manifestaciones características de la enfermedad de Alzheimer”. Sin embargo, este es el primer estudio en analizar específicamente la relación entre el tratamiento de privación de andrógeno para el cáncer de la próstata y el riesgo futuro de enfermedad de Alzheimer, señalan.

¿Se debería advertir a los pacientes?

El Dr. Nead, que trabajaba en la Universidad Stanford en California cuando se inició el estudio, no apoya la idea de que se comente a los pacientes el posible vínculo entre el uso de ADT y la aparición de enfermedad de Alzheimer, por lo menos todavía no.

“Puede ser adecuado asesorar a los pacientes con respecto a los riesgos de la enfermedad de Alzheimer asociados al ADT si estudios futuros confirman estos hallazgos”, dijo el Dr. Nead.

Sin embargo, otro investigador considera que se debiera comentar el tema de la disfunción cognitiva.

“Los urólogos deberían informar sobre el riesgo de una peor función cognitiva a los pacientes que tienen cáncer de próstata al analizar los riesgos y las ventajas del ADT, un tratamiento que puede salvar la vida”, dijo Brian González, PhD, del Instituto de Cáncer Rutgers de New Jersey en New Brunswick.

Fuente: J Clin Oncol. 2015. Resumen