¿Por qué algunas personas preservan una salud perfecta más allá de cumplir los 80, mientras que el bienestar de otras merma con una edad relativamente joven?

Una nueva investigación de la Universidad de California (UCLA) responsabiliza a una bacteria intestinal del cómo evolucionará nuestra salud con la edad. 

El deterioro de la salud con la edad está estrechamente vinculado a los cambios en la microflora intestinal. Cuanto más mayores somos, más numerosos y más variados son los grupos bacterianos en nuestro intenstino, y este aumento se asocia con la rapidez del proceso de envejecimiento.

gut-bacteria-aging

Experimentos con las moscas de la fruta – el animal de experimentación por excelencia gracias a que guarda un enorme parecido proporcional con la vida humana y a que los científicos conocen todos sus genes – han demostrado que ciertos antibióticos son capaces de frenar el aumento del número de las bacterias intestinales y a prolongar la vida sana.

Gracias a este estudio, actualmente se piensa que los cambios de microbiota – bacterias que abundan tanto en las moscas de fruta, como en los mamíferos, entre ellos, los seres humanos – podrían explicar el inicio de numerosas enfermedades, entre ellas, las neurodegeneraciones, problemas cardiovasculares o la diabetes. Desde el punto de vista biológico, ello se explicaría por el hecho de que el aumento bacteriano estimula respuestas immunes crónicas que, a su vez, potencian el desarrollo de las enfermedades asociadas a la edad.